Así querían golpear a los jugadores del AEK de Grecia