La atajada de Mondragón contra Japón