Atlético Nacional: a la final de la Sudamericana con el corazón en la mano

El conjunto verdolaga recibirá el próximo miércoles, en el Atanasio Girardot, al Chapecoense de Brasil. El juego de vuelta se disputará el 7 de diciembre, en Porto Alegre o Curitiba.

Los jugadores del Atlético Nacional celebran su paso a final de la Copa Sudamericana en la que enfrentarán al Chapecoense de Basil. / AFP

Los equipos de jerarquía sacan resultados incluso jugando mal. Y eso fue lo que hizo este jueves en la noche Atlético Nacional, que aunque empató 0-0 en su casa ante Cerro Porteño de Paraguay, clasificó a la final de la Copa Sudamericana, en la que enfrentará desde el próximo miércoles al Chapecoense de Brasil.

En la ida, el club antioqueño había empatado 1-1, por lo que ese gol que consiguió como visitante lo clasificó a la decimatercera final internacional de su historia, pues disputó tres de Copa Libertadores, dos de Copa Merconorte, dos de Copa Interamericana, una Recopa Sudamericana, una Copa Intercontinental, una de la Copa Simón Bolívar y dos de Copa Sudamericana, las de 2002 y 2014, en las que cayó ante los argentinos San Lorenzo y River Plate, respectivamente.

“Ojalá la tercera final de este torneo sea la vencida”, señaló después del juego el arquero Franco Armani, la gran figura del partido, pues sacó dos pelotas con sello de gol en el segundo tiempo, cuando Cerro, necesitado de la victoria, tiró sus restos y se fue con todo al ataque.

Ante cerca de 33.500 personas, pues por el concierto del miércoles no se alcanzó a habilitar la tribuna sur del estadio Atanasio Girardot, Nacional cumplió una de sus más discretas presentaciones del semestre, en buena medida por culpa del excelente planteamiento de su rival, que se paró bien atrás y presionó en su último cuarto de cancha.

En la primera mitad los verdes manejaron la pelota, pero no generaron opciones claras de gol. Faltó claridad en la mitad y mayor movilidad de los delanteros.

Cerro, en cambio, asustó varias veces con rápidos contragolpes, aunque falló en la puntada final.

En el complemento el duelo fue mucho más abierto. El habilidoso Andrés Ibargüen comandó los ataques de los locales, pero poco a poco se fue apagando, mientras que Macnelly Torres y Orlando Berrío casi no aparecieron.

Pero Cerro fue creciendo de la mano de Cecilio Domínguez, un enganche de mucha potencia y velocidad, además de buen panorama. Fue él quien habilitó a Guillermo Beltrán, cuyo remate en mano a mano fue atajado por el arquero Armani. Poco después Pablo Velásquez exigió al cuidapalos verde con un fuerte remate desde 30 metros, que por poco se cuela en el ángulo inferior derecho.

Los minutos finales fueron algo dramáticos para los aficionados verdolagas, que sólo descansaron después de la expulsión de Marcos Riveros, quien cortó un contragolpe de Orlando Berrío.

Antes de recibir al Chapecoense, Nacional deberá enfrentar este domingo a Millonarios, aparentemente con una nómina mixta, en el estadio El Campín, por la ida de los cuartos de final de la Liga Águila. Como estaba previsto si el club paisa avanzaba a la final continental, los juegos de vuelta de las cuatro llaves se disputarán el fin de semana del 3 y 4 de diciembre, en Medellín, Cali, Ibagué y Bogotá.