Atlético, Real Madrid y Barcelona afectados por el parón Fifa

Las lesiones de Saúl, Sergio Ramos, Jordi Alba y Sergi Roberto complican el regreso a competencias de los tres grandes de España.

Sergio Ramos se retira lesionado del partido de España. Foto: AFP

El valor añadido que le otorga a un futbolista ser convocado por su selección resulta una de las armas de doble filo más punzantes del fútbol. Se considera que un jugador amplía su valor cuando defiende varias camisetas, por aquello de la representatividad internacional de una marca propia y ajena. Sin embargo, semejante exposición resulta de manera cada vez más frecuentes la peor de las pesadillas para los clubes.

Terminado el parón de selecciones, la cuenta de bajas de los equipos de la Liga se ha incrementado. Atlético, Real Madrid y Barcelona tienen hoy más llena su enfermería que hace dos semanas, lo que complica en mayor medida la reanudación de una competición hasta el momento menos anquilosada de lo previsto. Saúl, Sergio Ramos y Jordi Alba resultaron lesionados durante el parón internacional, siendo el central del Madrid el más perjudicado. Con un esguince de rodilla, Ramos no estará recuperado según las exploraciones médicas a la que fue sometido por el club blanco hasta mediados del mes de noviembre, mientras que Saúl y Jordi Alba podrían perderse solo una jornada. "Me duele la cabeza cuando tengo que pensar en una alineación", aseguró a finales de septiembre Zidane, en tiempo de vino y rosas, cuando el abanico de opciones disponibles contaba con todas las piezas. Ahora los dolores tienen otra procedencia.

Los cuatro empates consecutivos que acumulan los blancos —tres en Liga y uno en Champions— han generado un sentimiento de desconfianza en el interior del equipo. La inestabilidad defensiva se ha visto incrementada con la pérdida de futbolistas clave en el centro del campo. Sin Marcelo, Casemiro y Modric, el Madrid se ha enfrentado a un folio en blanco donde todo lo que ha propuesto ha resultado menos resolutivo de lo esperado. "Para mí esto es un equipo, un bloque, y tengo muchos jugadores a los que recurrir", se consoló Zidane cuando se le consultó por el remiendo de los distintos agujeros. El baile de alineaciones en el centro del campo al que recurrió el francés vislumbró la imposibilidad del técnico para encontrar recambios similares dentro de la plantilla.

Mientras que la baja de Saúl en el Atlético quedaría inmediatamente remendada con la incorporación de un jugador como Tiago, para el Barcelona resulta un problema algo más complicado tener que reemplazar a Jordi Alba. "Cualquier lesión es una desgracia", comentó hace unas semanas Luis Enrique. "Juegan los que están. Nunca nos lamentaremos. Si un jugador está lesionado es parte del juego. Qué le vamos a hacer", añadió después colocándose por detrás del escudo.

Messi está listo

Lo cierto es que aunque el tiempo de baja de Sergi Roberto no aparece mencionado en el parte médico del conjunto azulgrana, el ahora lateral tiene complicado llegar al partido ante el Deportivo, el sábado. Su ausencia agravaría el problema de base que arrastra el Barcelona desde el comienzo de temporada: la ausencia de un lateral derecho suplente. Con Aleix Vidal apartado de las convocatorias por Luis Enrique y la falta de ritmo competitivo de Digne, las opciones en la recámara antojarían un cambio de sistema o la reubicación como laterales de futbolistas como Mascherano o Mathieu. El Barcelona cuenta además con la baja del portero Cillessen, lesionado con Holanda, por lo que una posible lesión o expulsión de Ter Stegen colocaría a Masip como el único meta disponible.

La única buena noticia para Luis Enrique resulta el regreso de Messi, Rakitic y Umtiti, que ya han recibido el alta y podrían disputar algunos minutos de rodaje de cara al partido de Liga de Campeones del próximo miércoles ante el Manchester City en el Camp Nou.

No hay entrenador al que le guste que ninguno de sus jugadores se exponga a una lesión por defender los colores de su selección. Qué decir de los clubes, que parón tras parón, siguen sin verle la gracia a eso del virus FIFA y continúan intentando encontrar un remedio, que en realidad, no existe.