Aumentan presiones en la FIFA por Mundial en Catar

Las condiciones laborales de quienes preparan las sedes para el mundial de 2022 siguen siendo cuestionadas. Una campaña liderada por defensores de DD.HH. pide la ayuda de los patrocinadores para detener esta situación.

El arresto del periodista Mark Lobel y su equipo de producción de la BBC en Catar, ocurrido en mayo de este año, fue descrito por ellos mismos como "dramático". Ocho carros blancos bloquearon al grupo de periodistas que se encontraban en un calle de Doha (Catar) camino a grabar a un grupo de trabajadores nepalíes. Les quitaron sus equipos y discos duros y los trasladaron a la estación de policía donde fueron interrogados por separado.

Ese mismo día, el equipo de la BBC fue trasladado a una prisión local y cuatro días después, fueron liberados y de inmediato regresaron a Inglaterra. La invitación que el gobierno de Catar había hecho a varios medios internacionales para mostrar las mejoras en las condiciones laborales de los trabajadores extranjeros, que son quienes están haciendo los estadios para la Copa del Mundo de 2022, terminó demostrando todo lo contrario. Desde la Confederación Sindical Internacional (ITUC), en cabeza de Shara Burrow, la realidad en Catar ha sido cuestionada en múltiples ocasiones como una situación de esclavitud.

La más reciente medida para evidenciar denuncias como las de la ITUC la explica el periodista de la BBC Bill Wilson: “Se enviaron cartas a ocho grandes patrocinadores instándoles para que usen su posición para presionar a la FIFA. Ellos son Adidas, Gazprom, Hyundai, Kia, McDonald’s, Budweiser, Coca-Cola y Visa”. Damian Collin, miembro del Parlamento inglés y líder de la campaña conocida con el nombre de ‘Una FIFA nueva ya’, le dijo a Wilson que cualquier miembro de la familia de la FIFA, como lo son los patrocinadores, tiene una responsabilidad sobre lo que está pasando en Catar y si no se denuncian esas condiciones, la mala reputación se verá perjudicada en todo el mundo.

Junto al trabajo de la ITUC y de ‘Una FIFA nueva’, existen otras iniciativas que desde el anuncio de la sede para el mundial de 2022 se han pronunciado en contra de las condiciones de los trabajadores que tienen que construir las locaciones para este evento futbolero. ‘Play Fair Qatar’ es otra campaña que ha denunciado las muertes de los trabajadores, las condiciones laborales, el incumplimiento en el pago de los salario, entre otras violaciones. Uno de los líderes de esta iniciativa, Stephen Russell, asegura que si las cosas siguen como están, más de 62 trabajadores morirán por cada partido que se juegue en Catar.

Jaimie Fuller, otro líder que se ha puesto en la tarea de cambiar la situación en la sede en 2022, visitó varios campos de trabajadores en Catar y criticó las condiciones que se viven allí. Su mensaje, después de la visita, fue directo a la FIFA y a sus patrocinadores pues son ellos los que debe garantizar que los valores protejan el fútbol como un deporte y vehículo para el cambio social y lo que está sucediendo allí, según Fuller, no está cumpliendo con ese objetivo, dijo a la BBC.

(Lea el artículo completo de BBC)

Temas relacionados