Beckham en el París SG, poco fútbol y muchos 'flashes'

Así se resume el estatus deportivo del jugador inglés en su última etapa futbolera.

El anuncio este jueves de la retirada de David Beckham pone punto final a su corta aventura en el París Saint-Germain, club en el que lleva cuatro meses como inmejorable embajador, pero donde no ha brillado sobre el terreno de juego.

La imagen era un poco cruel, pero resume el estatus deportivo de Beckham en el París Saint-Germain: el domingo, en el partido donde el equipo se coronó en Lyon campeón de Francia, saltó al campo para jugar los dos últimos minutos, sin tiempo para nada.'Becks' llegó al equipo de la capital francesa el 31 de enero y a sus 38 años sólo ha participado en trece partidos con sus nuevos y últimos colores, cuatro de ellos como titular.

Con todavía dos jornadas de la liga francesa por disputarse, el sábado contra el Brest y luego el 26 de mayo en Lorient para la última jornada, puede aún hacer progresar un poco sus estadísticas, pero no disipar las dudas por su edad y su forma física.Cuando ha jugado, el excentrocampista del Manchester United y el Real Madrid, ha demostrado que su pie derecho sigue siendo un instrumento de precisión, pero que el ritmo de la competición es ya muy alto para él.

Su discreta actuación en los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Barcelona marcó un antes y un después, ya que tras esa eliminación el técnico Carlo Ancelotti apenas recurrió a sus servicios. Mientras, tras un partido destacado del inglés en la Copa de Francia contra el Marsella, el director deportivo del equipo parisino, Leonardo, habló de él con ironía.

"A Beckham lo hemos fichado sólo para las fotos, para que dé ruedas de prensa y para vender camisetas. Vosotros no le conocéis, yo sí le conozco", dijo el brasileño, defendiendo la valía deportiva del jugador.El papel de Beckham ha sido ambiguo en este tiempo, durante su corta estancia parisina, iniciada con una espectacular rueda de prensa y el anuncio de que su salario iría destinado a obras caritativas.Su primer entrenamiento en el Camp des Loges hizo historia como la primera sesión a la que sólo se podía acceder con acreditación, atrayendo a medios de todo el mundo.Es como embajador de la 'marca PSG' donde su aportación ha sido probablemente más importante.

A finales de marzo viajó a China, donde participó en una gira de cinco días, aprovechando la gran popularidad con la que cuenta en Asia.El impacto de Beckham en términos de mercada es difícil de evaluar, pero los dirigentes del equipo se han mostrado partidarios de que continúe ligado al club.

"Es un guía en el vestuario y es un privilegio que esté con nosotros. Vamos a tratar de continuar con él", había dicho Leonardo a mediados del pasado mes.Pero los halagos no bastaron y Beckham decidió dar un paso atrás en su carrera como futbolista para abrir una nueva etapa en su vida.