Blatter afirmó que fue testigo de sorteos amañados en la UEFA

El expresidente de la FIFA dejó entrever que hubo emparejamientos dirigidos en el viejo continente: "técnicamente se puede hacer, pero no pasó en la FIFA".

Joseph Blatter, expresidente de la Fifa. Foto: AFP

En el momento que renunció como presidente de la FIFA, Joseph Blatter dijo que era “honesto”, que era “limpio” y que se iba porque quería proteger a la federación. Cuando dejó el cargo sorprendió al mundo del fútbol que cuatro días antes lo había reelegido para un quinto mandato. Pero el escándalo por corrupción que implicó a directivos y empresarios de esta federación, pudo más.

Hoy, un año después de que explotara dicho escándalo, el exdirigente está tranquilo. Sin afanes pasa sus días en Zurich, Suiza, viviendo desde afuera los diferentes torneos internacionales que se juegan por esta época. Cada vez que se le pregunta por estos hechos de corrupción dice tener la conciencia tranquila. “La FIFA no es corrupta, una organización no puede ser corrupta, sólo los hombres lo son. La FIFA es una organización que involucra a 1600 millones de personas, no pueden ser todos corruptos”, dijo en diálogo con el periódico la Nación de Argentina.

En una entrevista con el medio argentino el exdirigente habló de su amistad con Julio Grondona, expresidente de la Federación Argentina de Fútbol y del arreglo de algunos sorteos en la UEFA calentando y enfriando las bolas. “Sólo había una persona que tenía ese poder en Europa. (El ex presidente de la UEFA) Artemio Franchi lo hacía para el sorteo de los torneos de clubes”, recuerda el dirigente, que rápidamente limpia su nombre al señalar: “yo no lo hice para el Mundial 78. Pero con mi magia lo hacía todo. Es broma. El sorteo era limpio hasta el último detalle. Yo jamás toqué las bolillas, cosa que otros sí hacían. Claro, se las puede señalizar, calentándolas o enfriándolas”.

Blatter fue específico en el diálogo con el medio argentino y explicó cómo se hacía: “Se ponen las bolillas antes en el congelador. La comparación entre unas y otras al tocarlas ya determina las bolas frías y las calientes. Al tocarlas ya se sabe qué hay”, sin embargo el exdirigente defendió lo que hacía en la FIFA, “esas mañas no existieron en la FIFA, pero fui testigo de sorteos, a nivel europeo, en los que eso sucedió. Pero nunca en la FIFA. Claro que se puede hacer, pero en mi caso jamás sucedió, jamás”.

Sobre Grondona

El 30 de julio de 2014, Blatter estuvo en el entierro de Grondona. Con una tristeza inmensa se dirigió hasta la tumba del argentino y dijo, “¡Julio, cómo es posible! Tú nos has prometido que vas a continuar con nosotros. ¿Y ahora qué pasó? ¿Sin anuncio? Eso no es posible”. La gente lo miraba y no lo creía, pero para el suizo “Grondona era una persona buena y querible”.

Y claro, el exdirigente argentino fue quien movió los votos en Suramérica “fueron los diez primeros que tuve en mi elección como presidente en 1998. Primero tuve un voto y luego el resto”, recuerda, también precisa que “él fue parte de esto, yo no hubiera podido hacerlo solo. El de la Argentina fue mi primer voto y luego vinieron los diez de Sudamérica. Otros no me querían, como (Nicolás) Leoz (ex presidente de la Conmebol, actualmente bajo arresto domiciliario). Mi presidente en la UEFA tampoco. Se preguntaban cómo una persona rentada, porque yo lo era como secretario general, podía ser presidente. Cuando yo era secretario general, el comité ejecutivo era mi jefe. Y ahora yo era el jefe de ellos. No era fácil, pero Grondona me respaldaba, porque mi rival era el sueco (Lennart) Johansson. A Grondona no le gustaba Johansson, y Johansson no tenía simpatía por los sudamericanos”.