Brasil es Mundial

En un emotivo ‘show’ de 25 minutos que se dividió en tres actos, fue inaugurada de manera oficial la Copa del Mundo Brasil 2014.

Más de 60.000 personas vieron en directo, en el estadio Arena do Corinthians, la ceremonia de inauguración del Mundial de Fútbol Brasil 2014. / AFP

El estadio Arena do Corinthians de São Paulo se vistió de amarillo para ver la inauguración número 20 del Mundial. Brasil, como ícono del fútbol, no se podía quedar atrás y, en una sencilla pero vibrante fiesta, le mostró al planeta algunos de los destellos que hacen de su cultura una de las más felices. Desde la mañana, en las afueras del estadio se vivía un ambiente de mundial. Aficionados de varios países participantes cantaban y mostraban sus camisetas y banderas a cuanta persona pasara. Una fiesta total.

Puntualmente, a las 3:15 de la tarde, como se tenía previsto, se inició la ceremonia, que duró un poco más de 25 minutos sin interrupciones. Se destacaron tres elementos: la exuberante naturaleza de un país con un territorio en su mayoría selvático, la alegría de la gente y, obviamente, el fútbol.
Siempre, en el centro, estuvo una enorme esfera de leds en la que se proyectaron imágenes que concordaban con lo que bailaban y demostraban los cerca de dos mil actores del espectáculo. La bienvenida fue al ritmo de cuicas y una enorme bandera que se postró sobre el terreno de juego.
Luego, siguió el espectáculo con un primer acto que resaltó la riqueza natural y, sobre todo, la importancia del Amazonas. Dos canoas navegaron por el río y todos iban felices, mostrando, quizás, cómo fueron los primeros días de esta civilización.

En el segundo acto, la gente brasileña fue el centro de atención. Mientras de fondo sonaba el canto de los pájaros, se comenzó a mezclar el sonido de los tambores y la samba. La capoeira y los otros ritmos autóctonos salieron a relucir. Poco a poco la gente se empezó a involucrar más y la alegría se hizo notoria, casi al punto de la euforia. Claro, lo mejor estaba por venir.

Sin duda, uno de los momentos más emotivos fue cuando en la esfera del centro aparecieron las banderas de los 32 seleccionados que participarán en el Mundial. Cada vez que se veía la bandera local, el estadio estallaba y los gritos sonaban casi más duro que la misma samba.
El fútbol tenía que tener su espacio. A él le dedicaron el tercer acto. De la esfera de led que estaba en el centro salieron Jénnifer López, Pitbull y Claudia Leitte, vestidos de los colores de Brasil (amarillo, verde y azul), para interpretar la canción oficial de la Copa del Mundo: We are one. La gente se unió a ellos y entonaron, a una sola voz, la letra que había sido presentada hace unos meses.

Finalmente, el altavoz del estadio declaró inaugurada la Copa del Mundo de Brasil 2014, la cual irá hasta el próximo 13 de julio, cuando se dispute la final del certamen en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

El tema político, inevitablemente, tenía que estar presente. Luego de celebrar y cantar, los espectadores gritaron, arremetiendo contra la Fifa: no estaban de acuerdo con los incumplimientos del gobierno. No obstante, ese hecho pasó a ser solo una anécdota, porque más adelante el balón empezaría a rodar. Ahí, lo único que importaría sería que Neymar y sus compañeros hicieran un buen partido frente a Croacia.

Temas relacionados