Brasil, obsesionado con el oro Olímpico