En Brasil también está el peor delantero del mundo