Brasil y su pasaje a octavos

El equipo dirigido por Luiz Felipe Scolari disputará en Fortaleza su segundo partido del Mundial. Tratará de sumar ante México su segunda victoria en el torneo.

Brasil y México se citan con el objetivo de garantizar su clasificación a octavos de final del Mundial con una jornada de antelación. De telón de fondo está una reciente historia de partidos reñidos e igualados entre ambos equipos.

Tanto el anfitrión como México debutaron en el Mundial con victoria, por lo que si algún equipo suma mañana los tres puntos podría sellar su pase a octavos, con permiso de lo que haga Croacia ante Camerún en el otro partido de la segunda jornada del grupo A que se juega mañana.

El anfitrión no puede llegar con mayor confianza después del 3-1 a Croacia. Aunque en algunos pasajes del juego haya lucido desordenado y desequilibrado en varios sectores de la cancha, Neymar y Oscar sacaron a relucir todo su fútbol para llevarse los tres primeros puntos en el Mundial.

El media punta de Brasil y autor del tercer tanto, Oscar, expresó que hoy los anfitriones no tendrán una tarea nada fácil y por ello, su actuación deberá rozar con la perfección.

Si la lógica se impone, el equipo de Luiz Felipe Scolari es el favorito absoluto para el partido de hoy, y así lo ha reconocido incluso el técnico mexicano, Miguel Herrera.

La gran ventaja de Brasil será jugar en casa y sobre todo en una calurosa ciudad del noreste del país como Fortaleza, donde la afición verdeamarela abunda.

Cabe recordar que hace casi un año exacto, el 19 de junio de 2013, el empuje de la afición brasileña de Fortaleza fue un factor importante en la victoria de la canarinha por 2-0 sobre México en la Copa Confederaciones.

Además, Brasil buscará ante el cuadro mexicano borrar el mal recuerdo de la derrota en la final olímpica de Londres 2012. Cinco de los 23 jugadores brasileños que hoy defienden a su país en la Copa del Mundo (Thiago Silva, Marcelo, Oscar, Neymar y Hulk) jugaron la final olímpica el 11 de agosto de 2012, en la que México privó a la seleçao del único gran título que le falta, al ganarle por 2-1.

Scolari planea repetir el once de su debut, con Thiago Silva en la defensa, Luiz Gustavo en la recuperación y Fred como único delantero fijo en el área.

La única duda entre los anfitriones es la de Hulk después de que dejara con dolores el último entrenamiento de Brasil realizado en Teresópolis, aunque el delantero ha garantizado que estará en buenas condiciones para jugar.

La mayor preocupación del estratega brasileño es defender las jugadas a balón parado de los mexicanos y los centros largos para explorar los huecos que dejan a sus espaldas Marcelo y Daniel Alves.