“Buscar un empate sería suicidarse”: Claudio Bravo

Este lunes (9:00 pm) se repite la final de la Copa América 2015, que le entregó el primer título de la historia a Chile, tras vencer por penales a Argentina.

Claudio Bravo, el arquero de la selección de Chile, que mañana se enfrenta a Argentina. / EFE
Claudio Bravo, el arquero de la selección de Chile, que mañana se enfrenta a Argentina. / EFE

Cuando el árbitro colombiano Wílmar Roldán anunció, con el pitazo final, que la definición del título de la Copa América de Chile 2015 entre el anfitrión y Argentina, se daría con cobros desde el punto penal, los más de 45.000 asistentes al estadio Nacional de Santiago corearon el nombre de Claudio Bravo. Después de empatar sin goles, tanto en los primeros 90 minutos como en los 30 suplementarios, la esperanza de todos los chilenos estaba depositada en su capitán, el arquero de la roja, a quien suplicaban desde las tribunas que les impidiera a los jugadores de la albiceleste dañar la fiesta que tenían preparada para celebrar el primer título de su historia, algo que varios años atrás parecía imposible, mucho más teniendo al frente un equipo como el argentino.

Sin embargo, el portero de Barcelona, con la serenidad y gallardía que siempre refleja dentro y fuera de la cancha, asumió la mayor responsabilidad de su vida y alentó a sus compañeros para demostrar que sí era posible, atajó el disparo de Éver Banega y dejó que el delantero Alexis Sánchez diera el golpe final para que la serie quedara 4-1. Un título que aún se recuerda con emoción en todos los rincones del país austral.

Este lunes, casi un año después, Chile y Argentina se vuelven a enfrentar en una Copa América, y el arquero de 33 años habló con El Espectador antes del llamativo encuentro.

¿Cómo llega Chile a esta Copa América?

Completamente motivada y con la intención de seguir con la idea futbolística que llevamos un tiempo desarrollando. Creo que tenemos la película superclara, porque no nos venimos abajo fácil y nuestro buen ánimo siempre está presente. Somos una selección que cree mucho en sus propias capacidades y no dudamos que este será un gran torneo.

¿Cree que la roja es la principal candidata al título?

No, pero si lo fuéramos creo que debemos competir con mucha humildad y respeto hacia todas las selecciones que tenemos en frente. Ahora sólo estamos enfocados en Argentina porque el primer partido es muy importante y no es un secreto que empezar ganando nos llenaría de confianza.

¿Qué tiene Chile para volver a vencer a Argentina?

Somos una selección agresiva, que corre y presiona para tratar de asfixiar al rival. Para vencer a Argentina creo que necesitamos estar concentrados en la marca con Messi (en caso de que juegue), porque cuando lo dejas recibir la pelota no tiene compasión.

La titularidad de su compañero en Barcelona está en duda para este partido…

No sé la situación real de Leo, si está con tanta molestia que le impida jugar. Pero nosotros tenemos que jugar el partido de la misma forma con o sin él, porque nuestra identidad no va a cambiar.

Después de la final perdida ante Chile, ¿Argentina llega con hambre de revancha?

No creo que revancha, pero conociendo a Leo y viendo todos los partidos que juega, no dudo que quiera ser protagonista y que Argentina sea candidata. No obstante, las otras selecciones también son fuertes y tienen grandes jugadores. Este partido será muy bonito y espero que al final la alegría sea nuestra.

En su país se especula con la idea de ser segundos de grupo, porque eso los beneficiaría con los traslados…

No pensamos en eso y tampoco vamos a salir a buscar un empate, porque sería como suicidarse. No vamos a doblegarnos ante Argentina porque nuestro fútbol no es de esperar noventa minutos atrás, y menos con una selección que juega tan bien como la albiceleste, que te puede cambiar el partido en fracciones de minutos. Queremos ganar todos los compromisos, sin pensar en si nos favorece o no. 

Ganar la Copa en casa abrió el “apetito” de los jugadores por los títulos…

Cuando uno obtiene cosas, el apetito también va creciendo, y es lo que pensamos siempre con este grupo. Queremos hacer las cosas bien y el espíritu vencedor nos acompaña, porque cuando ganamos nos dimos cuenta de lo que éramos capaces, y ahora queremos ser protagonistas de esta historia.

El proceso de la selección de Chile lleva muchos años. ¿Esa fue la clave?

Casi todos los que estamos acá llevamos mucho tiempo juntos, la gran mayoría suma casi ocho o nueve años en la selección y siento que eso es fundamental. Sin embargo, los que vienen acoplándose lo han hecho de maravilla y su aporte es muy valioso. Estar en la roja es el sueño que todos teníamos desde niños, y por eso daremos lo mejor siempre, para que cuando nos retiremos podamos sentirnos satisfechos.