Capello, sin margen de error

Rusia llega hoy al estadio Arena da Baixada, de Curitiba, con la urgencia de sumar una victoria y revalidar el papel de favorito que se ganó en las eliminatorias a Brasil 2014 tras clasificar primero del grupo 6, por encima de Portugal.

Islam Slimani, delantero argelino. / AFP

El pobre desempeño en el Mundial, donde cosechó un empate a un gol con Corea del Sur y una derrota 0-1 ante Bélgica, han puesto al entrenador italiano Fabio Capello en una situación incómoda, acusado por la prensa de “conservador”. A sus espaldas, carga con las críticas de no darle minutos a la joven estrella Alan Dzagoev ni a Aleksandr Kerzhakov, goleador histórico del seleccionado.

De hecho, se vaticina que Kerzhakov será inicialista por encima de Aleksandr Kokorin, delantero del Dynamo de Moscú que ha dejando profundas dudas por su efectividad entre la prensa rusa.

En el bando africano hay tranquilidad: el empate los clasifica a octavos. Sin embargo, su entrenador, el bosnio Vahid Halihodzic, quiere cerrar la fase de grupos de la mejor manera posible, en especial tras el buen partido que firmó el atacante Islam Slimani ante Corea, al anotar un gol y dar una asistencia.

Otro que será fijo desde el inicio es Sofiane Feghouli, el mediocentro del Valencia español, que se ha convertido en el cerebro del equipo y el gestor de su mejor actuación en un Mundial.