A Carlos Bacca le gusta el fútbol de Messi y la mentalidad de Cristiano

El futbolista colombiano, elegido como el mejor jugador americano de la Liga Española, dice que la humildad ha sido la clave de su éxito.

El futbolista Carlos Bacca nacido hace 28 años en Puerto Colombia está de moda en el fútbol español. Sus siete goles marcados en esta temporada han sido determinantes para que su equipo, el Sevilla sea el colíder de la liga española, junto con el Barcelona, con 22 puntos. Además, el colombiano se dio el lujo esta semana de ser elegido como el mejor jugador americano del campeonato.

“Gracias a Dios obtuve este gran premio que nos llena de orgullo, lo hemos podido conseguir debido a nuestro trabajo y a la ayuda de mis compañeros que también hicieron una magnifica temporada”, aseguro tras recibir la distinción.

Para el portal oficial del Sevilla (www.sevillafc.es), habló así con el goleador colombiano sobre su difícil inicio en el fútbol y su éxito actual.


A usted aquella frase de “nunca se rinde” le va como anillo al dedo, porque el triunfo en el mundo del fútbol se le resistió y mucho.

- Yo estoy contento por cómo he llegado, en el tiempo que he llegado. Creo en Dios y confío en Dios, sé que era su momento, me preparó para eso, aunque no fue fácil, porque veía que las puertas se estaban cerrando, pero nunca perdí la fe, las ganas de conseguir mi sueño, mi objetivo. Trabajé con mucha perseverancia, con muchas ganas, con mucha disciplina para poder conseguirlo. Por momentos pensaba que no se iba a dar, que podía tirar la toalla, pero cada vez me fortalecía más, seguía adelante, nunca me rendí. Gracias a Dios he podido conseguir uno de mis sueños, ser futbolista profesional, llegar a Europa, a ser parte de mi selección, de mi país, de ponerme la camiseta de mi país, que es un orgullo, de dejar el nombre de Colombia por todo lo alto y de representar a este club como es el Sevilla.

 

¿Quién le dio los mejores consejos para que no decayera su ánimo?

- Más que todo mis padres fueron un apoyo fundamental, también una persona, tío de mi esposa, que para mí es mi segundo padre, o un tío para mí, el señor Hugo Quiroz y la señora Ana Tron, que me ayudaron tanto en lo psicológico, como en lo económico, así como el esfuerzo que hacían mis padres, también mis hermanos, mis amistades y en este caso la que ahora es mi esposa, la madre de mis dos niños. Ella, cuando empezamos, ya gracias a Dios llevamos diez años juntos, cuando yo no era nadie, cuando apenas estaba empezando, me apoyó, me decía, ‘Carlos si esto es lo que te gusta tienes que seguir, no te rindas’. Cada vez hablaba conmigo una hora o dos horas por la noche por teléfono, y me decía, ‘tienes que ir al entrenamiento, ve a acostarte temprano’, yo le decía que no, pero me decía que tenía que ir, que si no terminaba con ella. Y bueno, yo cada día me fortalecía en eso, en esas personas, y gracias a Dios he podido conseguir lo que quería.


¿En quién se fijaba de pequeño?


- Siempre me ha gustado Ronaldo, el brasileño. Para mí era un jugador diferente, porque no aparece mucho en el partido, pero cuando lo hace es diferente, hace siempre algo productivo para el equipo.

Desde siempre ha mostrado grandes convicciones religiosas...

- Confío en Dios, me fortalezco en él, me hace cada vez más fuerte, orando, leyendo la palabra, ayunando, pudiendo compartir la palabra con amistades, con el pastor en Colombia, con mi esposa, en las noches orándole a Dios por todo el equipo. Para mi es la fe y que Dios existe. Cada quien tiene sus creencias pero creo que existe un Dios, sigo creyendo en él, poniendo mi fe en él, para que me fortalezca y me marque el camino.

 

Hay algunos que nacen siendo futbolistas, que desde chico se acostumbran a esa dimensión mediática del fútbol. Su caso, por lo tarde que llegó a la élite, no es ese... ¿Cómo llevó este cambio? ¿Le ha costado asimilar el éxito?

- Yo creo que la preparación la he tenido con los valores que me han dado en casa mis padres, además terminé el bachillerato, a pesar de que jugaba, terminé la secundaria, pude llegar a una Universidad. Gracias a Dios he tenido el valor de los consejos que siempre me han dado mis padres, la humildad, y con esa humildad, cuando me han llegado los éxitos de cero a cien los he sabido manejar, porque siempre he mantenido la humildad, y es lo que siempre quiero mantener.


Con el éxito le han salido nuevos consejeros?

- Siempre van a aparecer las personas, pero en esos momentos cuando tú no tuviste, los que estaban ahí eran tus amigos. Esas personas ahora te piden ayuda, hay momentos en que los ayudo, a veces los puedo ayudar más, menos, y cuando a algunos no lo hago no les gusta, porque piensan que siempre les tengo que ayudar y veo que se molestan, digo que no son mis amigos, que son de pronto un poco más interesados. Tengo pocos amigos, pero los que tengo siempre han estado conmigo desde la infancia, sin importar lo que he tenido o lo que tengo, lo que puedo llegar a tener. Y siempre los consejos, como digo, los he tenido de mis padres, de mi esposa, que es una profesional, una ingeniara civil, docente, o sea, que en ese lado tengo mucho apoyo, porque es con la que más comparto día a día, con la que peleo, con la que disfruto, con la que quiero siempre fortalecerme porque es la persona que vive mi día a día. Muchos ven lo que hago el fin de se mana, o un gol, pero la que vive conmigo el día a día es ella.


Hoy Carlos Bacca es uno de los delanteros de moda del fútbol mundial... ¿Se lo termina de creer? ¿Cómo lo lleva?

- Siempre manejándolo con humildad. Me levanto siempre dándole las gracias a Dios por la oportunidad de ver un nuevo día, de ver a mis hijos, a mi esposa, a mis padres que están bien, que gracias a Dios tengo un trabajo, y cada día quiero mejorar... Siempre soy perseverante, soy trabajador, como dice el himno de acá, nunca me rindo. Siempre quiero más, cuando marco un gol ya quiero que sea el siguiente partido para hacer dos o tres. Quiero ser el mejor en lo que hago.


En 2013 se le cruza el Sevilla. Háblenos del fichaje.

- Yo siempre dije que fui a Bélgica como un trampolín, iba con esa mentalidad. Donde tú estés, si haces las cosas bien seguro que alguien te va a estar viendo. Mi preocupación era adaptarme rápido y trabajar para el bien del Brujas. Eso es lo que hice y las cosas salieron de la mejor manera. Tenía varias opciones para salir, para ir a Italia o a Alemania, pero me gustaba más la idea que tenía el Sevilla, lo que me transmitió Monchi. Cuando hablé con los representantes de las propuestas que teníamos, la que más me gustaba era la del Sevilla, que apostó por mí al cien por cien y gracias a Dios aquí estamos.

Le costó arrancar, no obstante, ¿cuándo sintió que terminó de soltarse?

- Las primeras semanas fueron un poco difíciles para entender lo que quería el entrenador. Era un poco más exigente a la hora de defender, porque los delanteros teníamos que ser los primeros defensores, eso me costó un poco, pero lo fui cogiendo, fui mejorando.


¿Qué siente que tiene que mejorar?

- En la parte defensiva, estar más replegado, que es lo que quiere este entrenador. A uno como delantero le cuesta más, porque siempre está pensando en marcar goles, en hacer asistencias. En este caso, estar más replegado, defender, trabajar más para el equipo. Lo vengo haciendo en un 70 u 80 por ciento, pero creo que si mejoramos ese 20 por ciento, voy a tener más posibilidades de marcar, porque estando más juntos, como juega el equipo, puedo tener más ocasiones.

¿En quién se fija ahora Carlos Bacca?

Me gusta mucho el fútbol de Messi, creo que la calidad que tiene es diferente. Pero me gusta también mucho la mentalidad de Cristiano, que cada vez quiere más. Gana un trofeo y ya está pensando en ganar otro, marca un gol y ya quiere marcar otro. Creo que la mentalidad de Cristiano es diferente.
 

524713

2014-10-29T11:30:49-05:00

article

2014-10-29T11:52:10-05:00

none

Redacción Deportiva

A Carlos Bacca le gusta el fútbol de Messi y la mentalidad de Cristiano

72

8214

8286