Cien mil hombres garantizarán la seguridad en el Mundial

Esta cifra incluye efectivos de las policías civil, militar y de la Fuerza Nacional, una fuerza de élite que podrá intervenir en caso necesario.

EFE

Al menos 100.000 hombres de las fuerzas del orden serán movilizados en Brasil para garantizar la seguridad del Mundial de fútbol, informó este jueves en Rio de Janeiro el responsable gubernamental en el área para los grandes eventos deportivos, Andrei Rodrigues.

"En junio, por la Copa FIFA Confederaciones, 50.000 hombres fueron movilizados en todo Brasil. Estimamos que 100.000 será el número de profesionales de seguridad que serán movilizados para la Copa del Mundo" en las 12 ciudades sedes, dijo Rodrigues en el Centro integral de comando y control (CICC) de las policías en Rio.

Esta cifra incluye efectivos de las policías civil, militar y de la Fuerza Nacional, una fuerza de élite que podrá intervenir en caso necesario, explicó a un pequeño grupo de periodistas.

Rodrigues, que es secretario especial para la seguridad de grandes eventos, comenzó esta semana una gira por las 12 ciudades sedes para recolectar las demandas de las autoridades locales en materia de seguridad. Ellas serán enviadas a la presidenta Dilma Rousseff para la elaboración de un plan final.

En Rio, la tercera ciudad que Rodrigues visitó después de Sao Paulo y Porto Alegre, asistieron a la reunión representantes de las policías federales y regionales, de las fuerzas armadas, servicios de inteligencia y ministerios de Justicia, Defensa y de la secretaría de la Presidencia.

El secretario Rodrigues explicó que la seguridad en grandes eventos abarca 15 grandes temas, que incluyen amenazas terroristas, a la seguridad de los estadios y delegaciones, la vigilancia de hinchas violentos y el control de manifestaciones.

La tormentosa Copa Confederaciones de junio y la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) con el papa Francisco en julio "sirvió de experiencia" para los próximos eventos, indicaron los responsables de seguridad.

En pleno torneo de fútbol, que servía de test para el Mundial que se desarrollará entre junio y julio, se registraron masivas manifestaciones contra los gastos en el Mundial y en demanda de mejores servicios públicos. La mayoría de ellas terminaron con enfrentamientos violentos con la policía.

Las autoridades se preparan para nuevas protestas durante la Copa. Una manifestación contra el aumento del pasaje de bus en Rio de Janeiro degeneró en enfrentamientos con la policía este jueves.