City y United, obligados a reaccionar en la jornada 7 de Premier League

El Manchester City enfrentará al Everton, mientras que el United jugará contra el Sunderland.

Wayne Rooney, goleador estrella del Manchester United.

Los equipos de Manchester, City y United, están obligados a ganar si no quieren ver cómo se escapan en la clasificación Arsenal, Liverpool y Tottenham.

Campeones en los dos últimos años, City y United partían nuevamente como favoritos al título liguero, pero los vecinos de Manchester están viviendo un inicio de temporada muy difícil.

Pese a su rutilante plantilla, el equipo ‘Citizen’, que entrena este año el chileno Manuel Pellegrini, se está mostrando muy irregular y viene de dos derrotas consecutivas: 3-2 en Premier contra el Aston Villa el sábado y 3-1 contra el Bayern en casa el miércoles en Champions League.

Séptimo con sólo 10 puntos, Pellegrini necesita ante el Everton, que entrena el español Roberto Martínez, un triunfo que calme a la afición celeste.

El equipo ya demostró que puede jugar muy bien, como en la victoria por 4-1 contra el United, protagonizando una nueva edición del derbi de Manchester hace unas semanas, pero es demasiado irregular y contra el Bayern Múnich recibió una lección.

El inicio de temporada del United es aún peor que el de su vecino, ya que en seis partidos sólo ganó dos, empató uno y perdió tres, ocupando la 12ª posición de la clasificación, el balance más malo para los ‘Diablos Rojos’ desde que se instauró la Premier League en 1992.

En el lado opuesto a los equipos de Manchester, se encuentran Arsenal, Liverpool y Tottenham, que están viviendo un inicio de temporada mejor de lo esperado.

La llegada del alemán Mesut Özil, procedente del Real Madrid por 50 millones de euros, parece haber transformado el juego del Arsenal, que espera acabar con ocho años de sequía de títulos.

La visita al West Bromwich parece una buena ocasión para los de Arsene Wenger para consolidar su primer puesto.

Liverpool, por su parte, está a dos puntos del Arsenal, pero ha recuperado a su estrella uruguaya Luis Suárez, que regresó la semana pasada marcando dos goles contra el Sunderland, tras su sanción.

El Tottenham tampoco parece echar de menos la marcha al Real Madrid del galés Gareth Bale, por unos 100 millones de euros, y el equipo del portugués André Villas Boas está pasando por un momento muy sólido, tanto en Premier League como en la Europa League.

Chelsea tiene una oportunidad en Norwich de confirmar su reacción, iniciada el pasado fin de semana empatando en el derbi contra el Tottenham (1-1) y el martes con la goleada en Champions League ante el Steaua en Bucarest (4-0).