Colombia apostará a la posesión del balón para vencer a Perú

El seleccionado nacional enfrentará al cuadro inca este viernes en East Rutherford por un cupo a semifinales de la Copa América Centenario.

Los jugadores de la selección Colombia celebran uno de los goles contra Paraguay. Foto: AFP

Colombia buscará hacer uso de su mejor arma, la posesión de la pelota, desde el arranque del partido contra Perú, el viernes por los cuartos de final de la Copa América Centenario, un argumento que le reportó valiosos dividendos en los dos partidos que ganó en la primera fase.

"Conocemos el potencial que Perú tiene. Es un equipo que se ha renovado muchísimo, con jugadores que son fuertes y tienen una idea clara. Nosotros debemos pensar en lo nuestro, tener la pelota y saberla manejar, siempre haciendo nuestro juego", dijo el defensor Jeison Murillo (Inter de Milán) en rueda de prensa.

Al conocido estilo del seleccionado cafetero, de toque corto y seguridad defensiva, el técnico argentino José Pekerman ha insistido con el manejo de la pelota con precisión para la generación del juego ofensivo y la rápida recuperación para reordenar las líneas.

Pekerman cuenta con fabulosos intérpretes para ese fin, como James Rodríguez (Real Madrid), el habilidoso Juan Guillermo Cuadrado (Juventus), el cerebral Edwin Cardona (Monterrey) y Sebastián Pérez (Atlético Nacional), una de las nuevas caras en el combinado.

"En todos los equipos la zona media del campo es importante, ahí parte el equilibrio tanto para atacar como para defender. Esa zona va a ser fundamental en el partido, teniendo la pelota y generando las jugadas de gol", señaló Pérez, también presente ante la prensa.

"Venimos de una derrota que nos dolió y somos conscientes que no se hizo lo que el técnico pedía, pero hemos ido en estos días mejorando en los conceptos de juego para poder enfrentar a una buena selección como es Perú", agregó.

El control del balón y la circulación lateral fueron suficientes para abrir a defensas cerradas como Estados Unidos y Paraguay, en los partidos que el elenco cafetero ganó 2-0 y 2-1 en la primera fase. "Colombia tiene una idea definida de juego, todos la conocen, lo importante es mantenerla y que sea efectiva frente a Perú", argumentó Murillo.

Cacería al 'Depredador'

Paolo Guerrero, el máximo artillero de las Copas América de Argentina-2011 y Perú-2015, inquieta a los colombianos. Tanto Murillo como Pérez apenas escucharon su nombre cambiaron el semblante, primero para elogiar al nuevo goleador histórico del combinado inca, y después para advertir que no habrá tregua para detenerlo el viernes en el MetLife Stadium en East Rutherford, enfrente a Nueva York.

"Sabemos quién es Paolo Guerrero y todos los jugadores que tiene Perú en ataque. Todos conocemos las cualidades que tiene Guerrero, así como reconocemos la calidad que tiene el conjunto peruano. Estamos a dos días del juego, y tenemos tiempo para mirar y dedicar nuestro trabajo para saber cómo enfrentarlo", sostuvo Murillo.

Patricio Camps, segundo asistente de Pekerman y encargado de trabajar la parte ofensiva del combinado colombiano, destacó la trayectoria internacional del 'Depredador', y puso énfasis sobre Christian Cueva, el motor de los incas.

"Cueva se ha adaptado muy bien al seleccionado, creo que es una nueva figura. Trabajamos día a día para tratar de neutralizarlos. Sabemos que el mejor ataque nuestro es una gran defensa", anotó el exfutbolista argentino, uno de los históricos de Vélez Sarsfield.

Pérez, el único titular en la sorpresiva derrota 3-2 ante Costa Rica y que le costó a Colombia el primer lugar del Grupo A, advirtió en la necesidad de "leer un poco más los partidos para no pasar tantos apuros" y aseguró que el grupo tiene descartada la posibilidad de definir el pase a las semifinales por penales. "Nosotros queremos ganar en los 90 minutos, así pensamos todos y eso es lo que también quiere el cuerpo técnico", subrayó.

Colombia y Perú se encontrarán en East Rutherford el viernes a las 7:00 p.m. por el pase a las semifinales, donde chocarán con el ganador de la serie de cuartos entre México y Chile.