Colombia cierra un 2016 con la ilusión intacta de estar en el próximo mundial

Si bien es cierto que José Pékerman aún no encuentra la regularidad necesaria, los números respaldan su labor y la selección depende de sí misma para estar en Rusia 2018.

La selección Colombia cierra un 2016 sin encontrar todavía la regularidad necesaria con la que se le conoció al equipo de José Pékerman desde su llegada. Si bien es cierto que la camada que realizó el mejor papel en la historia de la tricolor en un mundial ya no está, aún no se ha logrado conformar una base sólida para que los nuevos que vayan llegando se puedan acoplar con más facilidad. (Vea: 2016, el año en el que resurgió Falcao García)

Lo números respaldan la labor realizada por el entrenador argentino. Ocho triunfos, tres empates y cuatro derrotas, teniendo de por medio eliminatorias, Copa Centenario y un partido amistoso ante Haití.

Colombia salió bien librado de la fase más difícil de las eliminatorias. Sí, pudo ser mejor, pero también mucho peor. La selección está en la pelea por la clasificación a Rusia 2018. Se ubica sexta en la tabla con 18 puntos, a 2 de Ecuador que es tercero. Brasil y Uruguay, primero y segundo, tienen 27 y 23 unidades, respectivamente.

El 2016 iniciaba perfecto. Colombia le ganaba a Bolivia en La Paz y luego en Barranquilla hacia lo mismo ante Ecuador. En junio viajaba a Estados Unidos para preparar la Copa América Centenario. Victoria frente Haití antes de la competición que esta vez reunía a equipos de la Conmebol y Concacaf. Los de Pékerman lograban la clasificación a los cuartos de manera anticipada. Derrotaron al equipo anfitrión y luego a Paraguay. En la última fecha caerían con Costa Rica.

Perú era el rival que se debía vencer para estar nuevamente en una semifinal de Copa América después de la edición de 2004. Ahí apareció la figura inmensa de David Ospina. Tras el 0-0, el arquero del Arsenal fue el salvador en los penales. El vigente campeón, Chile, fue el verdugo en el partido que definiría al finalista.  Los australes doblegaron a los de Pekérman y un 2-0 dejaba sin la ilusión del título para Colombia.

En el juego por el tercer puesto, nuevamente se tenían que ver las caras contra Estados Unidos. Un solitario gol de Carlos Bacca le daba el triunfo y el lugar que no ocupaba Colombia desde la Copa América 1995.

Era ahora de seguir pensando en el principal objetivo: la próxima cita mundialista. Una victoria ante Venezuela en Barranquilla y una derrota frente a Brasil en condición de visitante. Seguia la fase más difícil: Paraguay, Uruguay, Chile y Argentina. Ante un rival directo como los guaraníes, se consiguió un valioso triunfo en Asunción. La desilusión llegó con los dos empates en Barranquilla contra charrúas y australes. Y el año para Colombia culminó con derrota en San Juan, con un inspirado Lionel Messi volvió a darle una luz a la Argentina.

El 25 de enero será el primer compromiso para la selección en el 2017. Deberá viajar a Río de Janeiro para jugar ante Brasil en un partido que servirá para homenajear a las víctimas del club Chapecoense que fallecieron en un accidente aéreo en Antioquia el pasado mes de noviembre.

En el 2017 se definirán los clasificados al próximo mundial. Bolivia, Ecuador, Venezuela, son los primeros tres rivales de en las eliminatorias. Sin duda, que el objetivo en esa serie es como minino conseguir 7 puntos. En Quito el partido será contra un rival directo al que no se le puede dejar ganar. La eliminatoria seguirá enfrentando a Brasil, Paraguay y la última fecha Perú, en Lima.

La clasificación a Rusia está ahí, no será fácil, pero Colombia depende de sí mismo. Pékerman deberá de una buena vez por todas consolidar una base para hallar el nivel que se viene buscando. La esperanza recae en el buen regreso de Radamel Falcao García y en que James Rodríguez pueda contar con minutos en el Real Madrid. Sin duda, las dos figuras que la tricolor tiene para confiar en volver a la fiesta mundialista.