Colombia hizo respetar su casa y venció al líder de la eliminatoria

El equipo tricolor superó 3-1 a Ecuador en el estadio Metropolitano de Barranquilla, con dos goles de Carlos Bacca y otro de Sebastián Pérez.

EFE
Como en los viejos tiempos, la selección colombiana de fútbol volvió a redondear una tarde perfecta en el estadio Metropolitano de Barranquilla y venció 3-1 a Ecuador, el que llegaba como líder invicto de la eliminatoria. Los de Pékerman maravillaron y, con un fútbol práctico y ofensivo, volvieron a brillar. La tricolor llegó a 10 puntos en la tabla de posiciones e ingresó a las posiciones de clasificación al Mundial de Rusia 2018.
 
Desde antes del juego con Bolivia, José Pékerman había anunciado que haría máximo tres cambios en la nómina que utilizaría en La Paz y en Barranquilla. Y, con coherencia, las tres modificaciones fueron el regreso de Cristian Zapata, tras cumplir una fecha de sanción, Santiago Arias y Edwin Cardona. Sorpresa: la suplencia de Jeison Murillo, defensor del Inter de Milán, y el envío a la tribuna de Abel Aguilar, quien parecía ser uno de los indicados para regresar a su puesto en la mitad del campo.
 
Y en la cancha todos le respondieron al técnico argentino. Aquellos nuevos en el proceso, como Óscar Murillo, Farid Díaz, Daniel Torres y Sebastián Pérez, parecían tener muchos más partidos de selección de mayores encima y en la mayoría de veces que intervinieron en el juego demostraron que están comprometidos con la causa y tienen mucha disposición, justamente algo que ha exigido Pékerman a todo futbolista colombiano que quiera ser parte del equipo tricolor.
 
Al inicio del partido se sintió un poco la ansiedad de los colombianos, pues Ecuador, con su arma de ser ofensivo por las bandas, fue el que primero se acercó. Justamente por derecha Antonio Valencia le ganó la espalda a Díaz, centró, y Enner Valencia remató a ras de piso, pero David Ospina se mostró muy seguro. De ahí en adelante, la tricolor reaccionó. El impulso de los cerca de 37.000 espectadores y el calor (37 grados de sensación térmica) influyeron a favor de los colombianos, que con buen juego controlaron el partido.
 
El mismo James Rodríguez, del que en España aseguran que no está bien físicamente y que anda en un “mal momento”, fue el encargado de guiar a la selección nacional, demostrando que se debe hablar en la cancha y que si no juega en su club es por decisión técnica, mas no por otro factor. Justamente fue el 10 quien habilitó a Carlos Bacca en el gol que abrió el marcador. Tras una buena jugada colectiva, de toques de primera, James recibió el balón a unos 20 metros del arco y con precisión habilitó al goleador del Milan de Italia, quien, al mejor estilo de Iván René Valenciano, controló, se volteó y de derecha pateó con potencia para vencer al arquero Domínguez.
 
Con la diferencia en el marcador, Colombia siguió dominando el partido. Los de Pékerman se veían seguros de sí mismos y cada uno cumplía su función de manera correcta. El juego de toque y de posesión, que ha sido característico del fútbol colombiano a lo largo de los años, apareció sobre la cancha del estadio Metropolitano. Faltó definición, pero hubo mucha generación de fútbol y juego ofensivo. El arquero Domínguez salvó en varias oportunidades el arco ecuatoriano: tres remates de James Rodríguez, dos de Carlos Bacca y una llegada de Santiago Arias.
 
Pero al inicio del segundo tiempo Colombia siguió con la misma tónica y rápidamente pudo ampliar la ventaja. Apenas habían transcurrido dos minutos cuando Edwin Cardona hizo una extraordinaria jugada individual por izquierda, ganó el fondo de la cancha y centró para que Sebastián Pérez, con los taches, desviara el balón y convirtiera el 2-0. Y aunque Ecuador intentó reaccionar, un contragolpe letal al minuto 22 de la segunda parte significó el 3-0. Santiago Arias ganó el balón en la mitad del campo, se lo pasó a James, quien con inteligencia controló la pelota y filtró un pase preciso para Cuadrado, que sin egoísmo se la pasó a Bacca, encargado de poner a celebrar nuevamente a todo el Metropolitano. Al minuto 89 descontó Ecuador tras un gran cobro de tiro libre de Michael Arroyo.
 
Por segunda vez en la era Pékerman, la selección colombiana de fútbol consiguió dos triunfos seguidos en una fecha doble de eliminatoria. Lo había hecho ante Uruguay y Chile, rumbo a Brasil 2014. Con estas seis unidades, la tricolor se mete en las posiciones de arriba y prácticamente recupera el terreno que había perdido en las primeras jornadas.
 
El siguiente reto para la selección nacional será la Copa América Centenario, la cual se iniciará el próximo 3 de junio en Santa Clara, California, en un duelo con Estados Unidos. En esa competición los otros rivales en el grupo A serán Paraguay y Costa Rica. En la eliminatoria al Mundial de Rusia 2018, los siguientes partidos en la próxima fecha doble del mes de septiembre serán con Venezuela en Barranquilla y Brasil en la ciudad de Fortaleza, justamente en el mismo escenario en el que los pentacampeones del mundo dejaron a Colombia por fuera del Mundial de Brasil 2014.