Colombia disfrutó de una merecida jornada de descanso

El seleccionado nacional no realizó práctica este domingo después del memorable triunfo sobre Uruguay.

AFP

Después de la victoria de la Selección Colombia contra Uruguay y lograr por primera vez su paso a los cuartos de final del campeonato mundial que se disputa en Brasil, este domingo los dirigidos por José Pékerman disfrutaron de una sesión de descanso.

El conjunto de José Pekerman, que suele establecer sesiones suaves los días después de los encuentros, prefiere que los jugadores disfruten de sus familias, se distraigan y se distancian del ruido que ha generado una participación ya memorable.

La expedición colombiana llegó a Sao Paulo en la madrugada de este domingo y de ahí partió por carretera a Cotía, a más de 30 kilómetros, donde tiene establecido su cuartel general desde el principio, en el Campo de Entrenamientos del Sao Paulo.

Todo el trabajo previsto por el preparador argentino consistió en ejercicios de recuperación en los interiores de las instalaciones, sin saltar al césped. De momento no hay problemas en el grupo, que regresó de Río de Janeiro sin secuelas de su compromiso con Uruguay en el estadio Maracaná.

Los futbolistas aprovecharon la jornada para disfrutar de sus familias, trasladadas al Mundial desde Colombia y siempre pendientes de la situación. Como suele suceder los jugadores salieron hacia Sao Paulo, para acudir a algún centro comercial o comer en restaurantes distintos, al margen de la rutina que impone Cotía.

La selección de Colombia retomará la normalidad el lunes.

El equipo cafetero volverá al terreno de juego para iniciar la preparación para el choque del viernes en Fortaleza, contra Brasil. Como suele ser habitual, el miércoles, dos día antes, emprenderá el viaje hacia el escenario del choque de cuartos, donde pretende Colombia dar un paso más dentro de su historia.