"Colombia no ha perdido su estilo histórico"

El argentino, campeón con su selección en México-86, habla del presente del equipo nacional y recuerda, claro, el histórico 5-0.

Óscar Ruggeri (izq.), junto a Ricardo Bochini (campeón mundial en el 86) y Daniel Bertoni (en el 78). / Daniel Avellaneda
Óscar Ruggeri (izq.), junto a Ricardo Bochini (campeón mundial en el 86) y Daniel Bertoni (en el 78). / Daniel Avellaneda

La camiseta celeste y blanca, réplica de aquella que sacudió México, está colgada en un perchero fashion. Pasaron 27 años de aquella gesta en el estadio Azteca, pero todavía sigue conmoviendo a los argentinos. El trofeo de los campeones del mundo, ese que la selección de Argentina obtuvo en 1986 y se exhibió en una muestra organizada por la empresa Sony, está en la memoria de los habitantes de estas tierras. Y también, claro, en la de Óscar Ruggeri, uno de los héroes de aquel Mundial. Claro que, por estas horas, los recuerdos que toman cuerpo son menos felices. Porque llega Colombia al Monumental de Núñez y hace dos décadas, nada menos, se producía una goleada que ya es leyenda en las eliminatorias suramericanas, quizá el triunfo más resonante del equipo tricolor a lo largo de su historia.

La tapa negra de la revista El Gráfico con el título “¡Vergüenza!” todavía está fresca para Ruggeri, que jugó aquel partido histórico, el de los goles de Faustino Asprilla, Freddy Rincón y Adolfo Valencia. Exjugador de River Plate y Boca Juniors, colosos del fútbol argentino, y del Real Madrid, entre otros, hoy está alejado de la dirección técnica. Columnista de un programa de televisión que se emite todos los domingos, a los 51 años, el capitán del partido que ganó Colombia acepta la charla con El Espectador y suelta sus sensaciones. Porque en medio de sus remembranzas del título de México-86, le abre la puerta a uno de sus peores momentos en una cancha: la pesadilla del 5 a 0.

¿Qué recuerdos tiene de aquel partido?

El encuentro que perdimos con los colombianos es una mancha que no vamos a poder borrar jamás. Siempre que llega septiembre, me llaman de todas partes, fundamentalmente de Colombia, para recordármelo. Esos partidos ocurren muy de vez en cuando y, lamentablemente, nos tocó a nosotros. Pero nuestra historia es mucho más grande que una derrota, por más dolorosa que haya sido en aquel momento. Las críticas fueron grandes.

¿Fue el trago más amargo de su carrera?

Fue una derrota muy dura. Entonces, casi nos quedamos afuera del Mundial. Y jugábamos en nuestro estadio, con nuestro público. Aquella noche, Colombia jugó un partido perfecto. Carlos Valderrama, también. Siempre se va a hablar de aquel partido cada vez que jueguen Argentina y Colombia.

Parece muy difícil que se vuelva a dar un partido de esa manera.

El fútbol ha cambiado mucho. Aquella generación de jugadores colombianos era notable. No digo que esta no la sea, pero es otro contexto.

¿Y qué trámite imagina en este nuevo compromiso Argentina-Colombia, programado para este viernes?

Imagino un gran partido. Porque ya sabemos el potencial que tiene Argentina y porque Colombia está muy bien. Es un equipo que ha demostrado jugar bárbaro al fútbol. Ojalá que pueda llegar Lionel Messi de la mejor manera y tengamos toda la selección completa.

Usted dice que la selección colombiana juega muy bien. ¿Cuáles son sus principales virtudes?

Es un equipo que no ha renunciado a su estilo histórico, que le apuesta a la técnica de sus jugadores, pero está más sólido en todas sus líneas. Eso lo hace un rival muy difícil para la selección de Argentina.

¿Qué jugadores lo han impresionado?

A mí Falcao me llama la atención; el momento que está pasando en Europa y en su selección. Es un jugador distinto, de esos que no abundan. Son aquellos futbolistas que son capaces de definir el partido en un instante.

Y tiene buenos marcadores centrales, ¿no? Bueno, de eso usted puede hablar largo y tendido.

Sí, tiene muy buenos zagueros. Mario Alberto Yepes es un jugador que ya todos conocemos. Pero, por si fuera poco, ahora le aparece este chico Balanta, que juega en River Plate, que para mí va a jugar el Mundial de Brasil. Es uno de los mejores zagueros que vi aparecer en los últimos tiempos. Tiene potencia, técnica y personalidad. No se achicó cuando le pusieron la banda roja y esa es una camiseta que pesa bastante.

¿Cuánto tiene que ver esta levantada de la selección de Colombia con la llegada de José Pékerman?

Tiene mucho que ver. Porque no estaba bien, más allá de su participación en la Copa América que se jugó acá. Apareció Pékerman y le dio esa cuota de tranquilidad necesaria para encarar el proceso rumbo al Mundial. Hay que destacar que José es un técnico de perfil bajo, como Alejandro Sabella, y le da el protagonismo al jugador, que a fin de cuentas es el que define todo dentro del campo de juego. Creo que ése es el principal secreto de su éxito.

¿Lo ve como un técnico que le puede sacar jugo a la depurada técnica del futbolista colombiano?

Sí, claro. Los futbolistas colombianos siempre tuvieron buen pie. Y ahora están pasando un buen momento. Eso se refleja en sus equipos. Todos juegan en el exterior, en un fútbol muy competitivo, como es el europeo. Yo no tengo dudas de que es una de las selecciones que van a clasificar al Mundial de Brasil.

Por esas razones que argumenta, ¿este es el partido más difícil de las eliminatorias para Argentina?

Sin duda, este partido es muy bravo. Pero también el que se juega contra Ecuador, en la altura de Quito. En el tramo final de las eliminatorias, todas son finales. Ningún equipo te va a hacer el partido fácil. Y contra Colombia, que es de los mejores, no va a ser la excepción.

Se cumple una ronda del partido en Barranquilla. Ese fue el punto de partida para que la selección Argentina tomara impulso. ¿Se puede tener en cuenta aquel duelo a la hora de analizar el que jugarán el viernes?

Ese partido fue fundamental para nosotros. Porque a partir de ese triunfo, todo cambió. No sé si se puede comparar este momento con aquel. Creo que no. Yo estoy seguro de que, a partir de ese instante, los jugadores de la selección entendieron que había que jugar para Messi. Hay que aprovechar que Leo es argentino. Así como nosotros teníamos a Maradona en nuestros tiempos, ellos tienen a Messi. Y sería una pena que no pudiéramos levantar esta Copa del Mundo con un monstruo como él dentro de la cancha y esta fabulosa camada de jugadores.

¿Y cómo observa el próximo Mundial? ¿A quiénes ve como candidatos?

Alemania está atravesando un gran momento. Quedó muy claro en la final de la Liga de Campeones. No fue casualidad que hayan llegado Bayern Munich y Borussia Dortmund. Después, a la selección de Argentina la veo muy bien. Pero no tenemos que cometer el error de pensar que los demás juegan por el segundo puesto.

¿Y Brasil?

Es local, se juega en su tierra, pero no la veo como una gran selección, como en otros tiempos.

Temas relacionados