Colombia optimista por el partido con Uruguay

La mayoría de colombianos creen que su equipo está para grandes cosas en el Mundial.

AFP

Un ambiente de fiesta y optimismo se respira hoy en Colombia, justo un día antes del partido que la selección de fútbol disputará con Uruguay por los octavos de final del Mundial de Brasil, juego para el que las autoridades han extremado las medidas de seguridad.

Por las calles la gente circula con camisetas amarillas y gran cantidad de vehículos transitan con banderas de todos los tamaños a la espera del crucial partido de mañana en el legendario Estadio Maracaná de Río de Janeiro en el que la selección que dirige José Pekerman buscará su paso a cuartos de final, instancia nunca alcanzada en un Mundial.

La llegada de Colombia a Brasil como cabeza de serie del Grupo C, en el que terminó primero con nueve puntos gracias los triunfos ante Grecia (3-0), Costa de Marfil (2-1) y Japón (4-1), ha hecho soñar a los colombianos, que creen firmemente que su equipo está para grandes cosas en el torneo. En las calles, las personas confían en el equipo colombiano vencerá mañana a Uruguay a pesar de que pronostican que será un partido difícil.

Es tal el entusiasmo que las autoridades se han anticipado a tomar medidas casi que de tiempos de guerra para mantener el orden en el país ante la posibilidad de que un triunfo del equipo desborde las pasiones y acabe en violencia. Medidas como la ley seca que entrará en vigor desde las seis de la mañana del sábado hasta la misma hora del domingo; restricciones al porte de armas con salvoconducto, a la circulación de automóviles y motocicletas y la prohibición del uso de harina y espuma son algunas de las normas que han adoptado los alcaldes de Bogotá y otras capitales para evitar caos y violencia.

"Lo ideal es sacar el arco en cero, cero muertes en Bogotá por la celebración de la victoria de #COL ante #URU", publicó en su cuenta de Twitter la Alcaldía de Bogotá que en las celebraciones del partido con Grecia registró nueve muertes y numerosos heridos y riñas. La administración bogotana declaró también "alerta verde para que la red de hospitales esté dispuesta a atender emergencias".

En algunos municipios se ha planteado incluso la posibilidad de declarar el toque de queda para menores de edad y en muchos que no han restringido la circulación de vehículos no se permitirá más de una persona en las motocicletas. "Cada mandatario local es autónomo en adoptar las medidas especiales que correspondan para garantizar la seguridad y convivencia ciudadana, como máxima autoridad de Policía dentro de su jurisdicción, y de acuerdo con las condiciones especiales de riesgo de cada municipio", manifestó el ministro del Interior, Aurelio Iragorri Valencia, en una circular enviada hoy a los alcaldes.