La confianza no se ha perdido