Así es Internacional, rival de Santa Fe en la Libertadores

El cuadro brasileño de Porto Alegre cuenta con jugadores con experiencia europea. De la mitad para adelante es un equipo muy efectivo y con hombres desequilibrantes.

AFP
Cuando terminó el partido entre Independiente Santa Fe y Estudiantes de La Plata, en el estadio El Campín de Bogotá, y el cuadro cardenal había asegurado su clasificación a los cuartos de final de la Copa Libertadores de América, el técnico Gustavo Costas destacó que quería que su rival fuera Atlético Mineiro y no Internacional de Porto Alegre. Lo decía porque tenía sentimiento de revancha, pues el cuadro de Belo Horizonte fue el único que le ganó tanto en casa como fuera de ella. “Tengo la espinita bien clavada. Me gustaría poder desquitarme. Además es que fueron partidos muy cerrados y creo que podría ser diferente”, reconoció. 
 
Pues bien, el rival terminó siendo Internacional de Porto Alegre. Justo el que no quería Costas claro que la espinita que se podrá sacar ahora es porque Santa Fe a lo largo de la historia ha sufrido ante los brasileños y así como desde su llegada a Bogotá le ha dado una nueva actitud al equipo y ha logrado vencer a “bestias negras”, esta será una nueva oportunidad para cambiar el rumbo de la historia.
 
Internacional de Porto Alegre es uno de los equipos más prestigiosos de Brasil, ha sabido ser el único equipo que ha conseguido los cuatro torneos actuales de la Conmebol (Copa Libertadores, Copa Sudamericana, Recopa Sudamericana y Copa Suruga Bank). En 2006 fue campeón del mundo, al vencer al Barcelona en la gran final.  
 
Su camino a lo largo de esta edición de la Copa Libertadores de América ha sido relativamente cómodo. En la fase de grupos lideró el suyo con 13 puntos. Jugó ante Emelec de Ecuador, The Strongest de Bolivia y Universidad de Chile. De los seis partidos que disputó, ganó cuatro, empató uno (Emelec en Ecuador) y perdió uno (Strongest en Bolivia). 
 
En su nómina cuenta con varios jugadores de experiencia y referentes del fútbol continental. En el arco, por ejemplo, están Dida, quien no es titular, además de un arquero joven pero muy talentoso, que además es el dueño del arco,  como Gilberto. 
En la defensa se destaca el liderazgo de Juan, el central que triunfó en la Roma de Italia y quien hizo varias veces parte de la selección brasileña. Además, cuenta con laterales con buena salida, como William y Ernando. 
 
En la zona media de marca, el referente es el chileno Charles Aranguiz, también está el uruguayo Nicolás Freitas y el brasileño Rodrigo Dourado. 
 
Ofensivamente quizás es en lo que más fuerte es este equipo dirigido por el uruguayo Diego Aguirre. El 10 es el argentino Andrés D’Alessandro, un verdadero mago con la pelota y un jugador tan importante para su equipo, como lo es Ómar Pérez para Santa Fe. El ex River lleva varios años en el fútbol brasileño y es el más idolatrado por la gran hinchada del Inter. Valdivia, un joven brasileño que viene de la cantera, es otra de las piezas fundamentales en el medio campo ofensivo. Cuenta con un despliegue físico importante y además una técnica que le permite marcar diferencia. 
 
En la zona de delanteros el 9 que en mejor momento está es el argentino Lisandro López, quien se destacara en Europa con camisetas como la del Porto de Portugal o el Lyon de Francia. Incluso llegó a ser convocado varias veces a la selección de su país. Sin dudas, el jugador con el que más cuidado deberán tener Yerry Mina y Francisco Meza, porque es él verdaderamente un matador del área.  En el banco de suplentes hay otro experimentado como Nilmar, quien triunfara en Europa con la camiseta del Villareal de España. 
 
No será tarea fácil para Santa Fe, sin embargo, los ganadores de las batallas se dan una vez hay un derrotado, antes no. Así que por más dura que sea la lucha, el rojo de Bogotá tiene sus virtudes y no le dejará regalado nada a los brasileños. Quizás lo único que le puede jugar en contra es que cierra la serie en condición de visitante. El plus, es que los brasileños en la altura sufren y ejemplo de eso es que la única derrota,  en esta Copa Libertadores, fue en La Paz.