Atlético Júnior, ¡que decepción!