Así fue el histórico juego en el que Nacional se coronó otra vez campeón de la Libertadores

El club antioqueño completó 25 títulos en sus 69 años de historia. En esta campaña jugó 14 partidos, de los cuales ganó 10, empató tres y perdió solamente uno. Marcó 25 goles y permitió apenas seis.

Los jugadores del Atlético Nacional celebran el título de la Copa Libertadores de América, que ganaron anoche en el estadio Atanasio Girardot.  / AFP
Los jugadores del Atlético Nacional celebran el título de la Copa Libertadores de América, que ganaron anoche en el estadio Atanasio Girardot. / AFP

Atlético Nacional, ese equipo que hace rato demostró que es el club de fútbol más grande de Colombia, se convirtió anoche en el mejor del continente.

Ante más de 45 mil de sus más fieles hinchas, que pintaron de verde el estadio Atanasio Girardot de Medellín, los muchachos que dirige el técnico Reinaldo Rueda vencieron 1-0 a Independiente del Valle de Ecuador y conquistaron el título de la Copa Bridgestone Libertadores de América, la segunda en la historia verdolaga, tras la que levantó en 1989, pero en Bogotá.

Nacional cerró así una campaña casi perfecta, en la que disputó 14 partidos, de los cuales ganó 10, empató tres y perdió solamente uno. Marcó 25 goles y permitió apenas seis. Su máximo artillero fue, quién lo creyera, Miguel Borja, un delantero que hace poco más de un mes, en ese mismo estadio, lloraba la derrota del Cortuluá en la semifinal de la Liga colombiana ante el Independiente Medellín, pero que fue transferido al verde paisa y en cuatro partidos anotó cinco goles, incluido el del triunfo de anoche, el que significó el título, pues en la ida habían empatado 1-1.

En el torneo también fueron claves el arquero argentino Franco Armani y el volante antioqueño Sebastián Pérez, quienes con 10 títulos cada uno son los futbolistas más laureados en la historia del club, seguidos por el defensa Alexis Henríquez, quien lleva nueve trofeos vestido de verde, a los que les suma cuatro con el Once Caldas, entre ellos el de la Copa Libertadores de 2004.

No menos importantes resultaron los defensas Daniel Bocanegra, Dávinson Sánchez y Farid Díaz; los volantes Alexánder Mejía, Macnelly Torres y Alejandro Guerra, primer venezolano en ganar la Libertadores; además de los delanteros Marlos Moreno y Orlando Berrío.

Aunque dejaron el equipo hace un mes, también son campeones de América Luis Carlos Ruiz, Jonathan Copete y Víctor Ibarbo, protagonistas en las fases iniciales del torneo continental.

El de anoche fue el vigésimo quinto título de Nacional desde su fundación, en 1947. Es el Rey de Copas de Colombia porque completó dos Libertadores, 15 Ligas colombianas (1954, 1973, 1976, 1981, 1991, 1994, 1999, 2005-I, 2007-I, 2007-II, 2011-I, 2013-I, 2013-II, 2014-I y 2015-II), dos Copas Colombia (2012 y 2013), dos Superligas (2012 y 2016), dos Copas Merconorte (1998 y 2000) y dos Copas Interamericanas (1990 y 1997). Fue, además, subcampeón de la Copa Sudamericana en 2002 y 2014, y de la Libertadores de 1995.

Un proceso exitoso

Hace casi una década Nacional fue adquirido por la organización Ardila Lülle y con su respaldo económico consolidó el proyecto deportivo más exitoso de la historia del país.

Su título de la Libertadores no es producto del azar, sino de un proceso de varios años liderado por dirigentes con formación profesional y experiencia en el fútbol, como el presidente Juan Carlos de la Cuesta y el director deportivo Víctor Hugo Marulanda.

Tiene además una infraestructura moderna, con una cómoda y funcional sede deportiva en el municipio de Guarne y oficinas administrativas en la ciudad de Medellín.

Financieramente también ha dado excelentes dividendos gracias a sus estrategias de mercadeo y al trabajo continuado en las divisiones menores. Su afición es la más grande y fiel del país (anoche la taquilla superó los $5 mil millones) y ha logrado vender a más de una decena de futbolistas de su cantera.

Por ganar la Copa recibirá alrededor de $20 mil millones y jugará el Mundial de Clubes, del 8 al 18 de diciembre en Japón, y la Recopa Suramericana de 2017.

Lo que no se sabe aún es si esos compromisos los asumirá con el técnico Reinaldo Rueda al frente, pues el estratega vallecaucano y su grupo de colaboradores (Bernardo Redín y Eduardo Velasco) tienen una oferta muy seductora para dirigir la selección de Paraguay.

“Este es un triunfo para toda Colombia, para nuestro fútbol, que cada día es más grande. Esta institución se lo merecía, así como su magnífica hinchada”, señaló Rueda, mientras que el presidente De la Cuesta agregó que “ganamos con el sello de Nacional, el del buen fútbol, la alegría. Merecimos el título porque somos una institución seria, organizada, respetuosa, que cuenta con el respaldo de los mejores hinchas del país”.

Otra noche inolvidable

En la última década Nacional acostumbró a sus seguidores a disfrutar jornadas maravillosas, pero ninguna tan emotiva como la de ayer.

El abrebocas de la conquista de América fue un merecido homenaje a los personajes históricos de la institución, quienes desfilaron y fueron ovacionados por la afición.

Entre técnicos y futbolistas campeones con el verde paisa, los más aplaudidos fueron René Higuita, Francisco Maturana, John Jairo Tréllez, Juan Pablo Ángel y Faustino Asprilla, héroes de la Copa del 89, aunque el peruano César Cueto también escuchó muchas palmas.

No faltó el reconocimiento, en un par de pancartas, al técnico Juan Carlos Osorio, quien sentó las bases del Nacional supercampeón de los últimos cinco años.

El partido lo definió muy pronto el verde. A los 20 segundos Borja ya había desperdiciado una opción muy clara de gol. Y a los ocho minutos anotó.

Después Nacional pudo haber aumentado el marcador en un par de oportunidades más, pero se encontró con el arquero Daniel Azcona, la figura de Independiente del Valle, que asustó solamente dos veces, la primera un remate de José Angulo, que se fue por encima del horizontal, y otra en el primer minuto del complemento, cuando Alexis Henríquez le cometió un penalti a Júnior Sornoza, que el árbitro argentino Néstor Pitana no sancionó.

De ahí en adelante el juego fue de trámite y los verdolagas se dedicaron a cuidar el resultado con inteligencia, a pesar de que su hinchada presionaba para que siguieran atacando.

Tras el pitazo final, el Atanasio Girardot estalló en júbilo y la celebración comenzó en todos los rincones del país, pues Nacional es el equipo con más seguidores en Colombia.

A las 10:07 p.m. Alexis Henríquez levantó el trofeo que se había vuelto una obsesión para el Atlético Nacional, el mejor equipo de Colombia y, ahora otra vez, rey de América.

 

últimas noticias