San Lorenzo es el segundo finalista de la Copa Libertadores

El equipo argentino peleará contra Nacional de Paraguay por el título continental.

AFP

San Lorenzo de Argentina clasificó por primera vez en su historia a la final de la Copa Libertadores de América pese a la derrota 1-0 el miércoles ante Bolívar de Bolivia, en partido de vuelta de semifinales jugado en el estadio Hernando Siles en La Paz.

El único tanto lo marcó Gerardo Yecerote en la agonía del partido (90+1). En el lance de ida, la semana pasada, el 'Cuervo' había ganado por 5 a 0.

El equipo argentino, del que es hincha el papa Francisco, optará por el título del más importante torneo de clubes del continente por primera vez, después de tres eliminaciones en semifinales en torneos anteriores.

Bolívar inició el partido con mucho ímpetu con la casi imposible misión de revertir la goleada de 5-0 que se trajo la semana anterior de Buenos Aires. Sin embargo, los locales disminuyeron su ritmo y estuvieron imprecisos en la definición, mientras que la visita creó varias oportunidades en sendos contragolpes.

San Lorenzo definirá el campeonato con Nacional de Paraguay, con el que el próximo miércoles jugará el partido de ida en Asunción.

A los 3 minutos el colombiano Víctor Córdoba insinuaba su peligrosidad con un disparo de larga distancia desde el sector derecho. Unos minutos más tarde, el español Sánchez Capdevila estrelló la pelota en el travesaño del arco azulgrana.

Fue un comienzo esperanzador que llevó a la tribuna a corear "¡Si se puede!", confiada en poder revertir el abultado marcador adverso del 5-0 que los celestes se trajeron la semana pasada de Argentina donde se jugó el lance de ida.

Pero el equipo 'Cuervo' no se amilanó y más bien contragolpeó aprovechando que los locales habían adelantado sus líneas. El delantero Nicolás Blandi exigió al arquero Rómel Quiñónez en dos oportunidades.

Leandro Romagnoli y Néstor Ortigoza se hicieron fuertes en el mediocampo. Formaron sociedad con Héctor Villalba, mientras que Blandi esperaba alguna oportunidad para hacer daño al Bolívar, que desesperaba a media que transcurría el partido.

Los locales disminuyeron su ritmo y, aunque dominaron el lance, cedieron el mediocampo a la visita que empezó a manejar mejor los tiempos del partido. Como no podía ingresar al área visitante, Bolívar ensayó sin éxito varios remates de largo distancia, confiado en la trayectoria que toma el balón en la altura de La Paz.

Los locales no encontraron coordinación en su juego y estuvieron faltos de precisión, por lo que optaron por el pelotazo desesperado.

A los 37 minutos, Ignacio Piatti en una jugada individual volvió a inquietar a la portería local con un remate que el golero Quiñónez echó por encima del larguero.

San Lorenzo jugó como un verdadero equipo, compartiendo esfuerzos, haciendo postas, corriendo cuando era necesario y sobre todo manteniendo la pelota lejos de su arco.

La primera mitad del encuentro acabó con el marcador en blanco, lo que aumentó la presión sobre el cuadro boliviano. Hasta ese momento, el resultado global era favorable al plantel argentino.

En el segundo tiempo se repitió la película. Bolívar empezó muy agresivo pero paulatinamente fue bajando sus líneas.

Finalmente, cuando expiraba el partido llegó la esperada conquista local en los pies de Gerardo Yecerote.

Bolívar cerró su mejor campaña en Copa Libertadores, pues por primera vez en su historia llegó a semifinales del torneo continental, logrando importantes victorias en calidad de visitante.