Wilson Gutiérrez: vamos a jugar como si fuera la final

El técnico asegura que este martes, desde las 8:00 p.m., Santa Fe tiene una cita con la historia.

Se está volviendo costumbre ver el estadio El Campín vestido de rojo y blanco. Como nunca antes el conjunto cardenal tiene ilusionada a su hinchada. Y esta noche, desde las 8:00 (Fox Sports), cuando enfrente al Real Garcilaso de Perú, en el juego de vuelta de los cuartos de final de la Copa Bridgestone Libertadores de América, podrán escribir juntos un nuevo capítulo de su amor.

Los rojiblancos están a 90 minutos de clasificarse a la semifinal del torneo continental gracias a su contundente victoria 3-1 en la ida, en Cuzco, la semana pasada. La ventaja y su fútbol generan optimismo, aunque el técnico Wilson Gutiérrez y sus muchachos se niegan a los excesos de confianza. “Vamos a salir a jugar como si fuera una final, como si necesitáramos el 1-0 para clasificar. El equipo ha trabajado muy duro para lograr este sueño y no va a dejarlo escapar”, señaló el estratega bogotano, quien como si fuera poco tiene al equipo de líder en la Liga Postobón.

“Queremos ganar el punto invisible para entrar con ventaja a los cuadrangulares, pero de eso hablaremos desde el miércoles. Ahora nuestras energías están puestas en superar al Garcilaso. La afición santafereña va a llegar a El Campín y nosotros esperamos darle un buen espectáculo, para que juntos armemos una fiesta inolvidable”, agregó ayer el técnico de 42 años, quien llevó al club albirrojo a la conquista de la séptima estrella, hace poco menos de un año.

Por eso utilizará a su equipo titular, encabezado por los dos hombres de selección de Colombia, Camilo Vargas y Carlos Valdés, quienes el miércoles se unirán a los entrenamientos del equipo nacional, además de Ómar Pérez y Wílder Medina.

El Real Garcilaso llegó a Bogotá motivado por el premio de un millón y medio de dólares que le ofreció al plantel como premio por la clasificación el gerente del club, Julio Vásquez. Sin embargo, su técnico y sus jugadores son conscientes de que se necesita más que voluntad para revertir el 3-1 de la vuelta, ante un rival que ha sido futbolísticamente muy superior en los tres partidos que han jugado en el torneo.