Nace plataforma para seguir el pulso al asesinato de líderes sociales y el futuro de excombatientes

hace 18 mins

Cristiana sepultura

Pese a la victoria 2-1 de Portugal ante Ghana, el conjunto europeo quedó eliminado del Mundial. Aunque la figura del Real Madrid marcó ante el cuadro africano, su fútbol pasó sin pena ni gloria.

La estrella de Portugal, Cristiano Ronaldo, no supo brillar en el Mundial de Brasil 2014. / AFP

Ansiedad y nerviosismo. Eso fue lo que mostró Portugal durante sus tres partidos del campeonato mundial. A pesar de haber ganado 2-1 ante Ghana, el equipo comandado por el mejor jugador del mundo, Cristiano Ronaldo, se despidió sin pena ni gloria de Brasil 2014.

Para clasificar, el cuadro luso no sólo necesitaba ganar, también golear a su rival y esperar que el otro duelo del grupo G, entre Alemania y Estados Unidos, no terminara igualado. Al final, Portugal no pudo con el conjunto africano y terminó tercero, con cuatro puntos.

El estadio Mané Garrincha fue testigo de la pronta eliminación de Portugal, que nunca pudo encontrar un estilo de juego propio. El debut ante Alemania fue la peor versión del equipo durante la Copa del Mundo. Cayó goleado 4-0, con una actuación magistral del alemán Thomas Müller. Ronaldo, Nani y João Moutinho lucieron erráticos a la hora de hilvanar jugadas de ataque. La defensa, encabezada por Bruno Alves y Pepe, siempre estuvo desordenada. Además, el jugador del Real Madrid descompensó a su equipo tras la ingenua expulsión que sufrió en el primer tiempo. Algo de lo que nunca se pudo recuperar.

Ante Estados Unidos, los lusos tenían la esperanza de que Cristiano Ronaldo se echara el equipo al hombro. Pero nada de eso sucedió. CR7 nunca apareció. Totalmente apagado durante la derrota ante el cuadro teutón, sólo tuvo un destello frente al elenco norteamericano. Habilitó magistralmente y en el último minuto a Silvestre Varela para conseguir el empate 2-2.

Si bien tanto los lusos como los africanos matemáticamente podían clasificarse en esta última ronda de la fase de grupos, ninguno de los dos supo cómo enderezar su camino en Brasil.

Durante el primer tiempo, el equipo dirigido por Paulo Bento salió decidido a arrollar a su rival. Se adueñó de la pelota, controló el medio campo e intentó abrir el marcador. Sin embargo, el gol de Portugal llegaría gracias a un autogol de John Boye, quien tras intentar rechazar metió el balón en puerta propia.

Con la ventaja a su favor, Portugal siguió intentando, aunque de una manera desordenada y dejando muchos espacios atrás. Ghana, por su parte, no fue ni la sombra del equipo que se vio en el empate 2-2 ante Alemania, en uno de los mejores partidos del Mundial.

Para la etapa complementaria, el cuadro africano reaccionó. Consiguió la igualdad gracias al tanto de Asamoah Gyan en el minuto 57 y a partir de ahí se hizo dueño del juego. Con sus volantes extremos lanzados al ataque casi logra ponerse en ventaja; sin embargo, cuando faltaban diez minutos para que finalizara el compromiso, Cristiano Ronaldo por fin apareció.

La figura del Real Madrid, que llegó a Brasil luego de una extenuante temporada en la que quizá forzó su físico más allá de lo recomendable, le dio la única victoria a su equipo en el Mundial tras aprovechar un error del guardameta africano. Pese a la victoria, Portugal se despide sin lograr responder al favoritismo que había logrado gracias a sus presentaciones en los Mundiales de 2006 y 2010.