"Cuando se vaya Rafa Benítez me gustaría entrenar al Nápoles": Maradona

El ex jugador también afirmó que si no entrena "no es por una cuestión económica", sino porque los propietarios de los clubes le tienen miedo.

Diego Armando Maradona, estelar ex jugador argentino, campeón mundial y considerado como uno de los mejores de toda la historia, mostró el deseo de ser el DT del Nápoles, club en el que jugó. En Sudáfrica 2010, fue ‘el pelusa’ el que comandó a Argentina, donde tuvo un discreto papel.

"Me gustaría entrenar al Nápoles cuando se vaya Benítez pero yo suelo decir que los empresarios del fútbol creen que Maradona no les conviene y es por esto por lo que actualmente no estoy entrenando, no se trata de una cuestión económica, es porque me tienen miedo", aseguró el astro argentino.

Las declaraciones de ‘el pelusa’ se produjeron en un acto organizado por el diario deportivo italiano La Gazzeta dello Sport, en el que también repasó algunos de los momentos más importantes en su vida, analizó la situación actual de cara al próximo mundial de Brasil 2014 y también de la liga italiana.

Sobre el próximo Mundial, Maradona aseguró que "la copa se quedaría en Latinoamérica", pero auguró que la selección argentina "tiene un futuro oscuro" en el que tendrá que vérselas con selecciones como Brasil, España o Alemania.

En este sentido atacó al presidente de la Federación Argentina de Fútbol, Julio Grondona, y juró "sobre la vida de Benjamín", su nieto, que el futuro para la selección argentina "es feo".

"Alemania ha crecido mucho con equipos como el Borussia Dortmund o el Bayern Múnich, que son mecanismos perfectos muy difíciles de vencer, gracias a un gran cambio generacional que hará sufrir al resto de selecciones", auguró el argentino.

De la selección argentina ensalzó la figura de Lionel Messi, a quien, según él, escuchó llorar "como nunca" después de su derrota en el mundial de Sudáfrica de 2010 y aseguró agradecerle a Dios porque "Carlos Tévez y Gonzalo Higuain sean argentinos".

Maradona, que jugó en el Nápoles entre 1984 y 1991 y que reportó el último "Scudetto" al conjunto napolitano, también habló del encuentro de mañana que enfrentará el equipo napolitano y la Roma, líder en la clasificación y que presenciará desde la grada.

"Será un partido complicado al que creo que el Nápoles debe ir relajado. Creo que Benítez está haciendo un gran trabajo pero nosotros, los entrenadores, sabemos que cuando el balón comienza a girar, poco tenemos que hacer pero veo al Nápoles con otra mentalidad, con ganas de salir al campo y con hambre de ganar", aseguró el argentino.

Además honró la figura de Fidel Castro quien, según él, le abrió las puertas de Cuba cuando se las cerraban en Argentina y mostró admiración por el fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez y por el guerrillero Che Guevara.

Por último, "El Diez" bromeó al afirmar que si él fuera entrenador del Nápoles, "el papa Francisco sería seguidor del equipo porque es inteligente, como yo".