David Beckham : el adiós de una verdadera estrella del fútbol

A los 38 años, el mediocampista inglés anunció que se va de las canchas. Su éxito en el deporte le ayudó a convertirse en ícono del mundo de la moda y la publicidad.

David Beckham./AFP
David Beckham./AFP

David Beckham, el futbolista inglés más famoso de su generación, se retirará al final de la presente temporada, tras una fructifera carrera de 18 años. El centrocampista y excapitán de la selección inglesa, de 38 años, decidió no prolongar el contrato que firmó en febrero con el París Saint-Germain, con el que acaba de ganar la liga francesa. "Doy las gracias al PSG por haberme dado la posibilidad de continuar jugando, pero siento que es un buen momento de poner fin a mi carrera, jugando al máximo nivel", declaró el futbolista en un comunicado. Beckham, también conocido por estar casado con la exspice Girl, Victoria Adams, jugará por lo tanto el último partido de su carrera el 26 de mayo en Lorient, en la jornada de clausura de la liga francesa.

Formado en el Manchester United con Alex Ferguson, que también acaba de anunciar su retirada, Beckham defendió luego los colores del Real Madrid (2003-2007) y también los de Los Ángeles Galaxy (2007-2012), con dos cortas etapas intermedias en el Milan (2009 y 2010) durante la tregua de la liga estadounidense. Beckham acumuló un importante palmarés durante su carrera, iniciada en 1992. Ganó una Liga de Campeones con los Diablos Rojos en 1999, seis ligas inglesas, dos Copas de Inglaterra, una liga española y dos ligas en la MLS estadounidenses. "Si me hubieran dicho cuando era pequeño que iba a jugar para el club de mi niñez, el Manchester United, y ganar trofeos con él, que iba a ser capitán de mi selección y que la iba a defender en más de 100 ocasiones y que formaría parte de los mejores clubes del mundo, hubiese pensado que era un sueño. Pero, por suerte, este sueño se hizo realidad", declaró Beckham, el único jugador inglés que ha ganado las ligas de cuatro países diferentes.

Con la selección inglesa jugó 115 partidos a partir de 1996, marcando un total de 17 goles. Capitán de 2000 a 2006, participó en tres Mundiales (Francia, Corea-Japón y Alemania) aunque nunca pudo llevar a su equipo a una gran final internacional. "Haber sido capitán del equipo de mi país es uno de mis mayores orgullos. Cada vez que lucía la camiseta de los Tres Leones no sólo seguía a una larga línea de grandes jugadores, sino que representaba a cada aficionado que ama apasionadamente a su país", dijo.

Jugador sumamente técnico, el inglés era un especialista en el cobro de tiros libres y en los centros con su privilegiado pie derecho, así como un gran organizador gracias a su visión de juego, a pesar de unas cualidades físicas para nada fuera de lo normal. Además de gran jugador, Beckham se convirtió en una estrella de la farándula gracias a su físico, pero especialmente tras su boda con Victoria, una exintegrante del grupo musical Spice Girls, hoy diseñadora de modas, con quien tiene cuatro hijos: los varones Brooklyn, Romeo, Cruz y la pequeña Harper Seven.

Apasionado por la moda y protagonista de innumerables campañas publicitarias, siguió siendo durante mucho tiempo el futbolista mejor pagado del mundo, incluso cuando su carrera deportiva empezaba a declinar. "Se lo debo todo a Victoria y a los niños que me permitieron seguir jugando durante tanto tiempo", dijo el ya mítico número '7'. Nacido en Londres, puso su carisma y elegancia al servicio de su ciudad en 2005 para que obtuviera la organización de los Juegos Olímpicos de 2012. Pero no pudo cumplir su deseo de disputar la competencia con el equipo de Gran Bretaña. "Nada reemplazará completamente el hecho de jugar al deporte que amo, pero tengo la impresión de empezar una nueva aventura y estoy muy entusiasmado por el futuro", afirmó Beckham en su comunicado cerrando el capítulo futbolístico de su larga trayectoria en el fútbol mundial.