Las dudas sobre Messi

La decisión se tomará este martes, tras la resonancia magnética que se le hará en Barcelona para saber si el crack estará disponible para enfrentar a la selección el viernes 7 de junio.

Una ruptura fibrilar demanda una recuperación, como mínimo, de  21 días. Y restan  24 para el choque  con la tricolor.
Una ruptura fibrilar demanda una recuperación, como mínimo, de 21 días. Y restan 24 para el choque con la tricolor.

Antes de abordar el avión en el aeropuerto de Barajas, Alejandro Sabella sabía que en su regreso a Buenos Aires tendría exceso de dudas, equipaje al margen. Las noticias que recibió el técnico de la selección de Argentina a punto de embarcar rumbo a su país tras una gira que realizó por Italia y España están lejos de ser alentadoras respecto a la lesión de Lionel Messi, el mejor jugador del mundo, capitán y emblema albiceleste. De cualquier modo, habrá que esperar a la resonancia magnética que se llevará a cabo hoy, en la mañana de Barcelona, para saber si el crack estará disponible para enfrentar a Colombia el viernes 7 de junio en el Monumental. Hoy por hoy, su presencia es una incógnita. Sin embargo, en el entorno del jugador le confiaron a El Espectador que hará todo lo posible para llegar a punto, porque Leo no se quiere perder el duelo contra el conjunto nacional que dirige José Pékerman.

Messi se resintió de la lesión del bíceps femoral de la pierna derecha, la causa de cuatro de las nueve injurias físicas que sufrió a lo largo de su extraordinaria carrera. Y todo indica que padecería un desgarro. Ayer se realizó una ecografía sobre la zona afectada en la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí, que develó un edema. Pero sólo hoy, cuando sea sometido a estudios médicos más minuciosos, habrá más precisiones. Por lo pronto, Barcelona ya comunicó que no jugará el resto de la temporada. Una decisión lógica, teniendo en cuenta que restan tres partidos para la finalización de la liga (contra Valladolid, el clásico de Cataluña frente a Espanyol y versus Málaga) y el equipo ya se coronó. Lo hizo, precisamente, este fin de semana, tras conocerse el empate entre Real Madrid, su escolta, y Español. Pero quería estar presente ante el Atlético de Falcao. En el segundo tiempo pidió el cambio. Y a partir de ese momento empezaron a agarrarse la cabeza los integrantes del cuerpo técnico que encabeza Sabella. 

Pero Messi quiere estar sí o sí en el choque de las eliminatorias frente a Colombia. Independientemente del resultado de la resonancia y la gravedad de la lesión, ya se resolvieron los pasos a seguir. Primero hará un breve reposo y luego comenzará la rehabilitación con su fisioterapeuta personal, Juanjo Brau, quien lo acompaña a sol y a sombra. De esa forma, Leo considera que estará en condiciones de jugar en Núñez. La pregunta que se hacen los argentinos es si estará en el ciento por ciento de sus posibilidades físicas, más allá de que ya ha dado muestras de que su capacidad de recuperación también corresponde a un deportista fuera de serie. Una ruptura fibrilar demanda una recuperación como mínimo, de 21 días. Y restan 24 para el choque con la tricolor. Más probable es que pueda jugar el martes 11 de junio en Quito frente a Ecuador.

En España se debate si la lesión es un karma u obedece a una mala praxis. A principios de abril, Messi sintió un pinchazo después del partido con PSG en los cuartos de final de la Champions. Pero como era necesario para el duelo de vuelta, apenas cesó su actividad durante siete días, cuando al menos debió haber estado tres semanas parado, algo que ocurrió en las tres fechas siguientes del campeonato ibérico. La Pulga no estuvo ante Mallorca, Zaragoza y Levante. No obstante, las semifinales contra Bayern y el tramo final del torneo local imponían su presencia. Volvió el 25 de abril en Alemania y quedó claro que es un ser humano. Apabullado futbolísticamente por el campeón teutón, Barcelona volvió a España con una goleada que jamás podría revertir y con Messi delicado. A tal punto que ni siquiera ingresó en la revancha en el Camp Nou, la que marcó la eliminación.

Messi disputó 62 partidos en la temporada con Barcelona y la selección y esa sobreexigencia puso su físico al límite. Por eso se produjo la recaída del astro argentino que se ha transformado en pilar de su equipo. Esta situación crucial para su futuro no impidió que el jugador participara de una comida de hermandad en la localidad de Sant Quirze del Vallés y caminara las calles de Barcelona junto a sus compañeros para celebrar la conquista de un nuevo título para uno de los mejores equipos del mundo. Pero la noticia de su lesión opacó los festejos. Y encendió las alarmas entre los argentinos, porque La Pulga nunca faltó en las convocatorias de Sabella y no parece haber plan B para reemplazar a semejante futbolista. Por las dudas, el entrenador argentino ya se entrevistó con Erik Lamela, enganche de la Roma, quien sería citado para el compromiso con Colombia.