La dura infancia de Luis Suárez

En un programa del Canal 10 de Uruguay, el delantero del Barcelona recuerda algunos de los sacrificios que tuvo que hacer de niño para sobrevivir y ser uno de los mejores futbolistas del mundo.

Sport.es

No tenía que demostrarle a nadie. Su nombre antes de ese juego ya estaba entre uno de los mejores delanteros de la actualidad. Claro que Luis Suárez no se conforma y a pesar de las críticas y burlas que recibe a diario por su fama de mordelón, en cada partido quiere más. Mientras que le anotaba dos goles al PSG en el reciente partido de los cuartos de final de la Uefa Champions League, en Uruguay se preparaba la cadena de televisión uruguaya, Canal 10, para emitir un especial en el que Luis y su novia, Sofía, contaban episodios poco conocidos de sus vida, anécdotas y momentos que vivió de niño y joven en Montevideo, Uruguay.

En la edición digital del diario catalán Sport, reprodujeron los mejores momentos de ese programa, en los que el delantero aceptó: “No me avergüenza explicar lo que hacía para tener un plato de comida” o que la primera vez que viajó a Barcelona fue detenido.

Luis empezó a salir con su novia, Sofía, cuando él tenía 15 años y ella 12. Al poco tiempo, Sofía y su familia dejaron Uruguay para viajar a Barcelona. Sofía le insistía en que fuera a visitarla, pero Luis no tenía dinero para hacerlo.

“Conseguí un pasaje para Barcelona y no tenía plata para venir. Fue mi hermano grande quien me dio algo de dinero. Me dio 70 dólares. El viaje fue largo. Me perdí, me detuvieron en la aduana... Tenía 16 años. No traía ninguna dirección, no traía nada. Venía con una camisa blanca y me empezó a salir sangre de la nariz. Sofía, mi novia, me esperaba en el aeropuerto pero hacía más de dos horas que había llegado el vuelo y yo no salía. Estaba detenido y no sabía por qué. Me dijeron que no llevaba ninguna dirección a donde ir ni nada. Les explicaba que venía a ver a mi novia, que había venido a vivir acá. Entonces me preguntaban con quien vivía mi novia. Les dije que con sus padres. Me preguntaron qué venía a hacer y dije que a pasear. En el avión había visto que había montañas y playa y les dije que había venido a visitar montañas y playas. Me abrieron la valija para revisarla y una tía suya me había enviado un paquete para un familiar y llevaba un número de teléfono y la dirección. Tuve una suerte bárbara. Hacía tres o cuatro horas que había llegado y llamaron al padre de mi novia, que estaba trabajando. A partir de ahí llamaron a su madre y todo se arregló. Pero lo de mi novia fue peor. El aeropuerto de Barcelona tenía tres o cuatro terminales, yo salí por una y ella ya se las había recorrido todas buscando a ver dónde estaba Luisito. Hasta que aparecí, con mi camisa blanca y la mancha de sangre”

Con la misma picardía que se le ve en el terreno de juego, Luis contó que de niño era muy inquieto. “No sé si era infumable, pero sí muy inquieto. En la escuela no tenía una buena conducta. No estaba nunca quieto. Recuerdo que en cuarto mi mamá me daba una libreta para que la maestra escribiese allí como me portaba. Al principio no sabía que llevaba la libreta. Yo sabía que mi conducta no era buena”, recordó.

Luis Suárez nació en una familia pobre, con pocos recursos económicos. Nunca le faltó un plato para comer. Pero para conseguirlo tuvo que hacer muchas maromas.

“En mi casa faltaba de todo, pero nunca me faltó un plato de comida. No me avergüenzo de decir que con 11, 12 0 13 años me iba a cuidar autos con mi abuelo para tratar de llevar algo de plata a mi casa. Mi madre no me dejaba, pero la mentía diciendo que iba a casa de un amigo o algo así. Con 10 años mi madre trabajaba en el shoping y yo iba a buscar la propina que le dejaban y mientras mi padre o un hermano cocinaba, yo me iba a hacer las compras. Esas cosas me hacen recordar el sacrificio que hice para poder jugar a fútbol. Por eso ahora lo valoro todo mucho más y no me avergüenza explicar las cosas que hacía para tener un plato de comida”.

Finalmente en ese especial, algunos jugadores del Barcelona hablaron sobre Suárez. A continuación sus declaraciones:

Iniesta: “Luis es un chico excepcional. Tuve la suerte de conocerle mucho antes de venir aquí, hablar con él y compartir cosas. Estoy muy feliz de que pueda estar con nosotros”.

Mascherano: (Le recuerdan que hizo un anuncio promocionando el turismo en Uruguay). “Bastante me criticaron en mi país. Me mataron un poco”. ( Le recuerdan también que una vez le expulsaron por una entrada sobre Luis Suárez) “Ya me lo recuerda él todos los días. Pero nos llevamos bien. A Luis le gusta la pelea como a todos ustedes, pero es un buen chico. Cuando viajamos jugamos al parqués. Es malísimo. No puede hacer nada, no se puede tirar, pegar patadas…”

Leo Messi: “Luis estaba un poco nervioso al principio, pero ya enganchó”.

 

(Vea la versión original aquí)