Ecuador y Colombia, sobre ruedas

El técnico vallecaucano tiene doble razón para estar optimista, aunque considera que la clasificación se definirá en la última fecha.

El vallecaucano, de 55 años, sueña con ser protagonista en Brasil 2014.
El vallecaucano, de 55 años, sueña con ser protagonista en Brasil 2014.AFP

Después de la Copa América de Argentina 2011 muchos periodistas, hinchas y dirigentes ecuatorianos pidieron la cabeza del técnico Reinaldo Rueda.

La selección de ese país quedó eliminada en la primera ronda del torneo, luego de empatar con Paraguay y perder contra Venezuela y Brasil, pero el presidente de la Fedefútbol, Luis Chiriboga, decidió respaldar al estratega colombiano.

“No hicimos partidos malos, aunque todo el mundo se creía sabio y el único ignorante era el directivo que los había llevado a dos mundiales. Reinaldo es un técnico muy preparado, de gran personalidad, y nosotros somos amantes de los procesos. Le dimos continuidad y ahora estamos viendo los resultados: somos segundos de la eliminatoria a Brasil 2014, a tres puntos de Argentina y con cinco de ventaja sobre el cuarto”, señaló Chiriboga ayer, al llegar a Quito tras el empate 1-1 de Ecuador en su visita a Venezuela.

Sobre su campaña, Rueda señaló que “el grupo de jugadores está muy comprometido. Es importante cerrar el año así, en la punta. Todo el fútbol ecuatoriano se lo merece”.

El vallecaucano explicó que “Ecuador ha logrado consolidar su estilo. Somos un equipo serio, ordenado y solidario. En casa tratamos de ser contundentes, pero afuera también proponemos, porque tenemos con qué hacerlo”.

También ponderó la madurez de sus dirigidos para “superar momentos adversos, no sólo por la eliminación de la Copa América, sino en algunos partidos de la eliminatoria en los que hemos sabido ser pacientes y recuperarnos”, en alusión a los duelos de local ante Colombia y Chile, en los que el equipo no encontraba el camino de la victoria.

A propósito del seleccionado de José Pékerman, que es tercero en la tabla, con 16 unidades, Rueda reconoció que “como nosotros, ha ido encontrando un estilo y ha logrado resultados importantísimos gracias a la calidad de jugadores que tiene. Colombia está pasando por un momento sensacional, con una generación de oro, que ya creció y que debe estar en Brasil 2014”.

Sin embargo, con la experiencia que le han dado 55 años de vida, tres eliminatorias y tres mundiales (dos juveniles y uno de mayores), sabe que “todavía queda mucho camino por recorrer”.

“Todo se definirá apenas en las últimas fechas. Por supuesto, es más motivante estar arriba, pero siento que las nueve selecciones tienen opciones. En un torneo así, tan largo y desgastante, es normal que los equipos tengan altibajos y en una fecha doble se puede perder o ganar mucho. Nos quedan siete finales”, explicó el extécnico de Colombia y Honduras cuyo próximo partido será ante Paraguay en Quito, porque Ecuador descansa en la undécima jornada, la del 22 de marzo de 2013.

Sobre la labor de Pékerman al frente del combinado tricolor opinó que “tuvo el tiempo para armar su grupo y explicarles a los futbolistas su idea. Es un hombre de mucho recorrido que se ha ganado el respeto de la gente en Colombia y que está a punto de llevarla nuevamente a un Mundial”.

Finalmente, Rueda admitió que su única preocupación es clasificar, sin importar en qué posición termine: “Hay que estar entre los cuatro primeros para obtener un cupo directo. Con 25 puntos se puede ir al Mundial y vamos a aprovechar esta relativa tranquilidad para prepararnos para lo que viene, apretar los dientes y no perder el equilibrio. Sabemos que no hemos logrado nada y que debemos tener más humildad y entrega que nunca”.

Hay 16 razones para soñar

Los números no mienten. Apenas comenzó la segunda parte de la eliminatoria y Colombia ocupa la tercera posición, con 16 puntos y un partido menos que todos sus rivales, su mejor actuación desde que se disputan las eliminatorias por este sistema.

Para el Mundial de 2002, llevaba 15 puntos en nueve juegos, pues Brasil participaba entonces. Rumbo a Alemania 2006 apenas sumaba ocho unidades. En las dos ocasiones la selección terminó sexta, detrás de Uruguay.

Y para 2010 Colombia tenía 10 puntos tras nueve fechas. Al final quedó séptima, a un punto de charrúas y ecuatorianos.