El año de la clasificación al Mundial de Rusia

A Colombia le restan seis partidos de la eliminatoria hacia la Copa del Mundo. El equipo que dirige José Pékerman deberá sumar mínimo 12 unidades de 18 posibles para ir a la cita de 2018.

José Pékerman habla con James Rodríguez (der.), capitán de la selección,  en uno de los juegos hacia Rusia 2018. Foto: EFE
José Pékerman habla con James Rodríguez (der.), capitán de la selección, en uno de los juegos hacia Rusia 2018. Foto: EFE

El gol que le marcó Freddy Rincón a Alemania en el Mundial de Italia 90 y aquel tanto de James Rodríguez a Uruguay en los octavos de final de la Copa del Mundo de Brasil 2014, son dos de los momentos más especiales que ha vivido el fútbol colombiano en su historia. No sólo por lo que significó cada uno de esos tantos, sino por todo lo que generaron. El fútbol es un instrumento de unidad y en esos días se abrazó el país. Credo, orientación sexual, gusto político y cualquier otro elemento diferenciador pasaron a un segundo plano. Colombia fue una. Y qué importante sería repetir eso en este momento. A un país polarizado y dividido le caería bien vivir una alegría tan grande como la de clasificar al Mundial de Rusia 2018 y disfrutar esa fiesta en armonía. Y este año será clave para eso, pues restan seis partidos de la eliminatoria, es decir, 18 puntos en disputa, de los cuales la selección nacional necesitaría sumar por lo menos 12 para conseguir un tiquete directo.

Actualmente el equipo dirigido por José Pékerman suma 18 puntos y se ubica en la sexta casilla de la tabla de posiciones, es decir, que está fuera de los puestos que dan cupo a Rusia 2018. Hay cuatro directos y uno a repechaje. Del cuarto, Colombia está a dos puntos; y del quinto, a uno.

En marzo 23 la tricolor jugará ante Bolivia en Barranquilla y el 28 del mismo mes visitará a Ecuador en Quito. Luego, el 31 de agosto, Colombia visitará a Venezuela y recibirá a Brasil el 5 de septiembre en el estadio Metropolitano. Finalmente, en la última fecha doble, recibirá a Paraguay el 5 de octubre y visitará a Perú en Lima, el 10 de octubre.

A lo largo de la era Pékerman, la fortaleza ha sido Barranquilla y aunque en los últimos juegos (ante Uruguay y Chile) no pasó del empate, el único que ha podido quitarle los tres puntos a la tricolor en casa ha sido Argentina. Así que sumar esas nueve unidades será clave, pues sería necesario sólo cosechar tres más fuera de casa para que las matemáticas cuadren y el tiquete a Rusia sea una realidad.

Cada partido será clave. Sin embargo, la segunda fecha doble será decisiva y complicada. Venezuela últimamente se ha convertido en un coco para Colombia y Brasil es Brasil, aunque se juegue en casa. Cosechar mínimo cuatro puntos en esa doble confrontación será fundamental.

Claro que en el papel todo cuadra y realmente lo preocupante es el nivel que ha mostrado la selección colombiana en los últimos juegos. La falta de generación de fútbol ha sido el gran inconveniente, así como la ausencia de un artillero, tipo Falcao en el camino hacia Brasil 2014. Carlos Bacca no ha podido asumir ese papel y últimamente se ha visto ansioso al momento de definir. Así que será importante que Falcao siga manteniendo ese buen nivel en el Mónaco de la liga francesa para que llegue enchufado a la eliminatoria y dé una mano.

También será importante que James Rodríguez comience a sumar más minutos con el Real Madrid, para que llegue con ritmo a los partidos de selección y no le ocurra lo de los últimos meses, en los que a pesar de poner actitud, su fútbol no ha aparecido.

Otro interrogante es el de los laterales. Aunque Santiago Arias y Farid Díaz parecen haberse consolidado en esos puestos, ambos generan dudas, sobre todo en la parte ofensiva. Cumplen con la función de marcar, pero les cuesta generar, y recuperar ese estilo de juego que llevó a Colombia a Brasil 2014, será fundamental. En su momento, Camilo Zúñiga y Pablo Armero se erigieron como esos hombres que le permitían al equipo tricolor ampliar la cancha y desbordar. Eso hace falta y es algo que ha tenido en cuenta el cuerpo técnico, por eso ha buscado variantes. El problema es que no las ha encontrado.

El único juego de preparación, antes del inicio de la eliminatoria será ante Brasil en Río, el próximo 25 de enero. No obstante, esa no es una fecha FIFA, por lo que Pékerman tendrá que utilizar jugadores del torneo local, pues los clubes europeos no están obligados a prestar a sus futbolistas. De alguna manera, eso será algo que le servirá al DT para encontrar variantes que le permitan a la tricolor salir del bache por el que atraviesa.