El Arena Corinthians, a toda máquina

En la construcción del estadio de São Paulo ocurrieron dos accidentes trágicos, uno en noviembre de 2013 y otro en marzo pasado, que costaron la vida a tres trabajadores.

Así luce el Arena Corinthians, donde se jugará el partido inaugural entre Brasil y Croacia, el 12 de junio. / Gabo Morales - Embratur

Pese a que a simple vista (y la fotografía que fue tomada el lunes 7 de abril no deja mentir) la estructura del estadio Arena Corinthians, donde se jugará el partido inaugural del Mundial entre Brasil y Croacia el 12 de junio, está todavía inconclusa, las autoridades locales, si bien admiten los retrasos evidentes en las obras, aseguran que el escenario estará listo para el gran día.

Aunque el plazo se vencía el 31 de diciembre de 2013, a menos de dos meses para el comienzo, el Arena sigue crudo. El pasado miércoles fue entregado simbólicamente con obras aún por concluir y se espera que a mediados de mayo esté terminado e incluso se juegue un partido amistoso el 17, después de que pase las inspecciones de seguridad del cuerpo de bomberos.

Lo cierto es que el estadio de São Paulo sufrió dos accidentes trágicos en su construcción, uno en noviembre de 2013 y otro en marzo pasado, que costaron la vida a tres trabajadores.

La estructura original está concluida con su capacidad para 44.000 espectadores, pero los responsables por las obras aún trabajan en la construcción de las gradas temporales prometidas por Brasil para que el estadio cuente con el aforo exigido por la Fifa, es decir, 68.000 lugares.

La vicealcaldesa de São Paulo, Nadia Campeao, le dijo a El Espectador, ante la preocupación tras el sobrevuelo en helicóptero por el estadio, que “aunque la imagen genera alerta, las obras están listas en un 99%; el 15 de abril se entregó con algunas cosas por concluir, pero de lo que no hay duda es que estará listo para el Mundial”.

Nadia Campeao, sin embargo, aceptó la demora: “lamentablemente la obra ha tenido muchos inconvenientes y pérdidas humanas. Tuvimos que parar los trabajos varias veces, porque una pluma de las grúas se cayó sobre la estructura y eso nos dejó un retraso de tres meses, pero reitero que desde la organización estamos seguros de que estará listo para la gran inauguración y es un compromiso nuestro con la Fifa.

Sobre la inversión pública-privada para la construcción del nuevo estadio de la ciudad de São Paulo, fue de 424 millones de dólares, lo que supone un aumento de entre 14% y 18% del presupuesto inicial, debido a los accidentes y los retrasos.

Para constatar los avances el Arenas Corinthians, el secretario general de la Fifa, Jérôme Valcke, realizará esta semana una visita de inspección, en compañía del ministro brasileño de Deportes, Aldo Rebelo, y de los exfutbolistas Ronaldo y Bebeto en su condición de miembros del Consejo de Administración del Comité Organizador Local del Mundial.

Valcke también se reunirá justamente con la vicealcaldesa Nadia Campeao, quien aseguró que la ciudad está lista para atender todas exigencias de la Fifa, pues además del desafío del estadio, también se trabajó intensamente en la movilidad y seguridad.

“El transporte es un problema grande en nuestra ciudad, pues somos 20’893.053 habitantes, pero para el desarrollo del Mundial implantaremos un plan con el tren metropolitano y las rutas paulistas que seguro garantizará la movilidad de los visitantes, que se espera que sean 300 mil”, explicó la vicealcaldesa.

Sobre la posibilidad de que se presenten nuevas manifestaciones, tal como ocurrió durante la pasada Copa de las Confederaciones, Vicente Carlos, secretario de Relaciones Internacionales de São Paulo, le explicó a El Espectador que “esa es una demostración de democracia, una expresión legítima en nuestro país, pero nuestro compromiso es garantizar el buen desarrollo de la Copa Mundo, es decir, estar preparados para convivir con las dos cosas, sin que eso afecte la seguridad del Mundial y de las selecciones que se concentrarán en São Paulo, como es el caso de Colombia”.

Temas relacionados