El Chelsea de Mourinho golea y es líder en Inglaterra

El conjunto londinense se mostró este sábado ambicioso y letal ante un combativo Everton que acabó goleado 6 goles a 3.

AFP

El hispano-brasileño Diego Costa, el más inspirado del Chelsea, abrió el duelo con un gol a los cuarenta segundos y otro con el minuto 90 cumplido, mientras que el español Cesc Fàbregas volvió a ser una pieza clave en el centro del campo del conjunto londinense, que ha abandonado el dibujo conservador de la pasada campaña y se muestra ahora más afilado.

El equipo ofreció espectáculo, pero cometió errores en defensa y recibió tres goles, demasiados para un técnico que la temporada pasada trabajó hasta la extenuación su defensa y logró cerrar la campaña como el equipo menos goleado de la Premier, con tan solo 27 tantos en contra. "Fue fantástico para los aficionados en el estadio y los que lo vieron por televisión, pero no para mí. No podemos cometer tantos errores defensivos. Queremos mejorar como equipo, pero manteniendo nuestro rigor y calidad en la defensa", dijo Mourinho tras el partido.

El Chelsea suma once goles en tres partidos, una estadística que le asegura el primer puesto de la tabla por delante del Swansea, también con nueve puntos, que aprovechó su victoria por 3-0 ante el West Bromwich y el pinchazo del Manchester City para mantenerse en el segundo puesto. Los del chileno Manuel Pellegrini mantuvieron un dominio abrumador en casa sobre el Stoke, pero no supieron sentenciar el partido y los visitantes les negaron la victoria con un latigazo del senegalés Mame Biram, que recorrió setenta metros con el balón controlado para batir a Joe Hart a media hora del final.

"Es una derrota sorprendente. No esperábamos perder", reconoció Pellegrini, que la semana pasada durmió tranquilo tras la contundente victoria por 3-1 ante el Liverpool. El técnico del vigente campeón de la liga inglesa subrayó que los tropiezos "ocurren a veces". "Lo intentamos por todos los frentes pero no fuimos lo bastante creativos. No encontramos el espacio y eso es un mérito del Stoke", analizó el chileno.

Tampoco tuvo su tarde el holandés Louis Van Gaal, que no ha ganado ninguno de los cuatro partidos oficiales en los que ha dirigido al Manchester United y hoy volvió a ver como su equipo se hundía en el campo.

Esta vez fue ante el modesto Burnley, un recién ascendido que se llevó su primer punto en la Premier a costa de los "diablos rojos", que se quedaron atascados en el 0-0. El centrocampista argentino Ángel Di María, el fichaje más caro del fútbol inglés después de que el United pagara esta semana 75 millones de euros por él al Real Madrid, debutó en el centro del campo y contribuyó al juego del equipo, pero no pudo evitar el nuevo tropiezo.

"El progreso está ahí, pero en un club como el Manchester United tienes que ganar. Cuando has sumado dos puntos de nueve posibles no es suficiente, es desalentador", asumió el técnico holandés. Sobre Di María, Van Gaal dijo que hoy "no se vio al jugador de talla internacional del Real Madrid", e insistió, tras decir en su presentación que el argentino no haría "milagros" en su equipo, en que "aún no se puede esperar eso de él". "Tiene que adaptarse a la cultura inglesa, a la forma de jugar, y también a sus compañeros. Necesita tiempo", afirmó Van Gaal.

En los otros compromisos de la tercera jornada de la Premier, el Crystal Palace se llevó un empate a tres de su visita al Newcastle y el QPR defendió los tres puntos en casa ante el Sunderland (1-0).

El Swansea convenció a sus aficionados con un 3-0 al West Bromwich, mientras que el Southampton goleó a domicilio al West Ham (1-3).