En el fútbol ya no se gana con la camiseta: Dani Álves

El lateral de la selección de Brasil habla, entre otros muchos temas, del rival de octavos que será Chile y un poco también de Barcelona, Colombia y Juan Guillermo Cuadrado.

/AFP

El capitán no parece ser Thiago Silva, aunque porte la cinta en su brazo. Los gritos, los alientos, las órdenes y los regaños provienen de otra parcela, de la banda derecha más exactamente. Desde ahí, Dani Álves reprende a los mayores, como a Julio César, le manotea a Luiz Gustavo y Paulinho, y le habla al oído a Neymar. Y nadie le revira esa actitud de cabecilla, por eso es el capitán sin cintilla y el intermediario entre sus compañeros y Scolari. Por la cercanía de su banda con el banquillo, recibe todas las instrucciones y de ahí que su palabra sobre el funcionamiento de este equipo sea sagrada. Incuestionable.

A pesar de clasificar de primeros, percibe uno algo de incredulidad por esta selección. ¿Por qué cree que es así?

No sé, pero yo siempre he dicho que la gente no se puede olvidar de la Copa Confederaciones que ganamos. La afición no nos daba como campeones y finalmente lo conseguimos. Y ahora también vamos por el torneo, sólo que nuestra mejora tiene que ser progresiva. Y ahí vamos, consiguiendo victorias como las de este lunes sobre Camerún, que son decisivas en nuestro proceso.

¿Por eso es tan especial clasificar en Brasilia? Por lo que esta ciudad significó en la Confederaciones...

Claro, porque acá todo comenzó. En el primer partido de la Copa ganamos 3-0 contra Japón, cuando había muchas dudas. Después de ahí las resolvimos y nos encaminamos hacia el título. En el Mané, hace un año, recuperamos el respeto y la confianza, y espero que en el Mundial pase lo mismo. Que este estadio sea el punto de partida.

¿La clasificación a octavos merece festejo o era un simple trámite?

Sí hay que estar contentos, porque aunque algunos miraran los nombres de los rivales y creyeran que no nos pondrían en peligro, nosotros sabíamos que iba a ser muy duro el grupo, que íbamos a conseguir el paso en el último partido. Por eso estamos felices, y también porque nuestra mejora es notoria. Mira el espectáculo que armó Neymar. Para eso está él en la selección. Y nosotros estamos para ayudarlo a ser figura.

Un debut contra un rival que no mereció perder contra ustedes y un empate sin goles contra México. ¿Ganarle a Camerún despeja dudas en el interior del equipo?

Claro, estamos subiendo mucho el nivel. Tuvimos algunas dificultades en el inicio, pero sabíamos que la evolución iba a llegar lentamente. Y contra Camerún fue una demostración de eso, de que seguimos en línea ascendente. Estamos dando más pasos grandes y llegamos con mucha confianza a octavos de final.

¿En qué porcentaje está Brasil a esta altura del torneo?

No sé, pero no nos podemos contentar sólo con el resultado del lunes. Es cierto que jugamos bien, que hicimos goles y estuvimos concentrados la mayor parte del tiempo. Pero no podemos juzgar el nivel de nuestro fútbol por el resultado, sino que también debemos valorar la memoria de juego y el entendimiento mutuo. Si unimos todas esas cosas, vamos a tener un excelente desempeño. Ya verás.

¿Qué circunstancias de juego deben mejorar puntualmente?

La intensidad de juego, porque a veces perdemos el control de la pelota. En ningún momento hemos estado preocupados por el marcador, ni siquiera después del autogol de Marcelo. Siempre pensamos que el juego estaba favorable para nosotros. Ahora la competencia va a exigir mucha más concentración y regularidad.

¿Cómo maneja Scolari el hecho de que no puedan jugar los 23 convocados, a pesar de que todos son figuras en sus clubes?

Nosotros tenemos jugadores muy calificados, más allá de que sean alternativas o titulares. Eso es bueno, que haya mucha diversidad para que tengas un montón de ideas diferentes en momentos determinados. Además, eso genera competencia sana y el más beneficiado es el país. Mira que contra Camerún, Fernandinho entró y anotó, y aparte nos dio mucho equilibrio. Cualquiera de los 23 puede estar jugando, pero, infelizmente, Felipão tiene que optar por algunos al principio. Nadie está en contra de eso.

¿Le impresiona que alguien de 22 años sea la figura del Mundial?

Neymar nació para jugar al fútbol, entonces no pensamos qué edad tiene, sólo lo rodeamos y lo aprovechamos. Él sólo piensa en pasarla bien, en ser feliz. Lo bueno es que eso nos beneficia a todos. Por mí que se siga divirtiendo, sólo con eso está para marcar diferencia.

Hablemos de Chile. ¿Quién lee mejor al otro: usted a Alexis Sánchez o viceversa?

No sé. No lo he podido resolver.

¿Alexis es el más peligroso de esa selección?

Uno de los más peligrosos y el de mayor desequilibrio. Es impresionante y tenemos que ser cuidadosos con él. Es lindo encontrarme con un compañero del club, sólo que esta vez la amistad pasa a un segundo plano. Y yo respeto mucho a su equipo, porque tiene una propuesta de juego muy entretenida. Chile es muy irresponsable dentro de lo responsable.

¿Es bueno o malo jugar con equipos de Suramérica?

Más malo para ambos porque somos de escuelas parecidas. Tenemos un perfil de juego parecido y podemos descifrarnos muy fácilmente. Sin embargo, esto es una Copa del Mundo. Para conseguir el objetivo hay que superar todas esas dificultades.

¿La victoria en Sudáfrica hace cuatro años puede llegar a pesar anímicamente?

No lo creo. Ha pasado mucho tiempo, los técnicos son diferentes, hay jugadores nuevos. La intensidad de juego es mayor en los dos equipos. Los brasileños ahora tienen que estar preparados para que nos generen dificultades, porque Chile juega muy bien al fútbol.

¿Cuánto pesa la historia de la selección brasileña sobre la chilena?

¡Nada! Se está viendo en este Mundial que la historia está diciendo poco. Todos están jugando parejo, los rivales sin tradición han evolucionado muchísimo. Es que ya no se gana con la camiseta, sino que hay que hacer un trabajo tremendo para lograrlo.

¿Qué piensa de la selección de Colombia? Ese podría ser su rival en cuartos de final si ambos avanzan...

Son muy completos. Los he visto y creo que son un equipo bastante fuerte en todas sus líneas. Muy rápidos, con mucha dinámica. Pero no me puedo detener mucho ahí porque el próximo rival de nosotros es Chile. Hay que pensar en ellos y ya.

¿Y qué piensa de Cuadrado puntualmente? Podría ser su competencia directa en Barcelona en caso de que el fichaje se logre...

Lo que pienso es que es muy talentoso, que si hay posibilidades concretas, sería el primero en animar para que llegue. Porque la competencia nos beneficia a todos y en el club siempre va a ser bienvenido el talento.