El héroe de Wigan llegó a Bogotá