El liderazgo en la selección de Colombia: De Mondragón a “Rufai”

Con 37 años, Róbinson Zapata se ha consolidado entre los convocados por José Pékerman. Así como Farid fue un referente en el plantel que clasificó a Brasil 2014, el arquero de Santa Fe espera serlo en el camino a Rusia 2018.

Róbinson Zapata fue convocado por primera vez a la selección colombiana en 2007, cuando el DT era Pinto. / AFP
Róbinson Zapata fue convocado por primera vez a la selección colombiana en 2007, cuando el DT era Pinto. / AFP

Una voz se oía más fuerte que la de José Pékerman. Desde el banco técnico había otra persona que daba indicaciones, obviamente con la aprobación del DT argentino. “Presión, retrocede, cierra, toca, espalda, vamos, se puede, falta poco”, esas eran algunas de las palabras que pronunciaba Farid Mondragón. Incluso en la zona de calentamiento, cuando los suplentes se comenzaban a mover, el experimentado arquero vallecaucano gesticulaba y les hablaba a los que estaban en cancha. Y claro, cuando los primeros tiempos terminaban, uno de los más rápidos en entrar a hablarles al oído a los protagonistas era él. Junto a Mario Alberto Yepes, Farid fue uno de los grandes líderes del camino hacia Brasil 2014. Su nivel debajo de los tres palos poco importaba, al fin y al cabo David Ospina era indiscutido titular y lo que más interesaba era su rol dentro del grupo como motivador y guía.

Ya retirados Yepes y Mondragón, cuando iniciaron las eliminatorias hacia Rusia 2018, se habló de falta de liderazgo en el equipo tricolor. Pasaron algunos partidos en los que no se descifraba quién era ese referente -no como jugador sino como guía dentro del plantel, con voz de mando- y tras el buen nivel mostrado por Róbinson Zapata con Independiente Santa Fe, Pékerman le dio la oportunidad de regresar a la selección, tras cuatro años de ausencia. Desde que Leonel Álvarez dejó de ser el DT tricolor, Rufai no integraba el equipo nacional. 

Pero claro, su convocatoria más allá de haber sido merecida por su nivel deportivo, tenía un objetivo claro por parte del cuerpo técnico de la selección: acercar a un líder. Y desde que se puso el saco de arquero con el logo de la Federación Colombiana de Fútbol en el pecho, asumió su papel. Además de estar convocado para los partidos ante Bolivia y Ecuador de la eliminatoria, estuvo en la Copa América Centenario, en la que fue titular en la derrota 3-2 ante Costa Rica. Y ahora volvió a ser llamado para los juegos hacia Rusia 2018, ante Venezuela y Brasil.

Casualmente fue Róbinson Zapata, junto con Agustín Julio, uno de los encargados de recibir a David Ospina en el equipo de mayores, en 2007, cuando Jorge Luis Pinto convocó al entonces arquero de Atlético Nacional, quien apenas tenía 19 años. “Ver su crecimiento, su comportamiento como persona y futbolista, sin duda que me da orgullo”, mencionó Rufai, quien con 37 años es el jugador más veterano de la selección.

José Pékerman históricamente ha sido un entrenador muy pendiente de la parte psicológica del grupo y empoderador de líderes. Cree firmemente que el líder no es aquel que más grita a sus compañeros en un terreno de juego, sino aquel que más seguidores tiene y más trascendencia posee sobre los demás. Y así es Rufai, por su recorrido le creen sus compañeros y su comportamiento ha encantado al cuerpo técnico tricolor, pues hacía falta un referente de este tipo. “Vengo a aportar toda mi experiencia, pero soy uno más dentro del grupo. Me pone muy feliz que el cuerpo técnico me siga dando la confianza”, declaró al llegar a Barranquilla, antes del juego de este jueves ante los venezolanos, en el estadio Metropolitano.

“Es un honor para mí estar acá. Agradecido primero con los compañeros de Santa Fe, que por un esfuerzo en conjunto las cosas están saliendo bien, y en segundo lugar con el cuerpo técnico de la selección que sigue confiando en mí”, confesó Zapata, quien además comentó lo que espera del juego ante los venezolanos. “Nos ven como un rival directo, y no desconocemos que así es igual de nuestra parte, pero vamos a salir a dejarlo todo de local para marcar diferencia, eso es importante y más en este partido. Venezuela es una selección aguerrida y viene jugando muy bien. Además tienen un plus que le ha implementando el profe Dudamel, entonces tenemos que salir a tratar de jugar, tenemos buen pie y tenemos que imponernos en la cancha”.

Esa voz que se oye más fuerte que la de José Pékerman ha regresado. Ya no es la de Farid Mondragón, es la de Róbinson Zapata. En los entrenamientos pareciera más un ayudante del preparador de arqueros, Eduardo Niño, que uno de los tres guardametas del equipo tricolor. Tiene alma de pedagogo y trata de comentar cada ejercicio. Ya en partidos, termina casi sin voz de tanto dar indicaciones y palabras de ánimo. “Róbinson y David González son grandes arqueros y mejores personas. Tienen mucha experiencia y espero aprender de ellos”, comentó David Ospina, el titular en el arco, luego de una de las prácticas en Barranquilla.

Este vallecaucano que ha disputado más de 500 partidos como profesional y que todo el tiempo está hablando a sus compañeros, dándoles indicaciones y motivándolos, espera alargar su carrera al máximo y con 39 ir a Rusia 2018, para repetir los pasos de Farid y retirarse por la puerta más grande.