El lío de Messi

El padre del mejor futbolista del mundo habría creado sociedades en Belice y Uruguay para evadir impuestos. El proceso apenas comienza.

Lionel Messi, jugador argentino del Barcelona.   / AFP
Lionel Messi, jugador argentino del Barcelona. / AFP

A Lionel Messi, el mejor futbolista del mundo de los últimos tiempos, poco le importa el dinero. De hecho, es su padre Jorge quien maneja la mayoría de sus negocios, apoyado por un grupo de abogados que se encarga de todos los asuntos legales.

Sin embargo, al 10 del Barcelona y de la selección de Argentina le tocará estar más al tanto del dinero que se gana dentro y fuera de las canchas, porque la Fiscalía de Delitos Económicos de Cataluña presentó una querella contra el jugador por haber evadido, presuntamente, el pago de cuatro millones de euros en impuestos, entre 2007 y 2009.

La denuncia explica que algunos ingresos correspondientes a los derechos de imagen se habrían desviado a sociedades creadas por su padre, Jorge, en Belice y Uruguay, cuando Lionel todavía era menor de edad, pero cuyo funcionamiento fue avalado después por el propio jugador. Así, los pagos de las empresas de diferentes partes del mundo que patrocinaban al jugador (Adidas, Esse, Banco de Sabadell, Pepsi, PVA Events, Carvajal, El Cid, Konami, Aspire, Danone, Telefónica, Procter & Gamble, Bico, Globalia y Kuwait) no se registraban en España, su domicilio real.

El proceso apenas comienza. De hecho, el futbolista y su familia no han sido notificados formalmente y se enteraron de la situación a través de los medios de comunicación. “Nunca hemos cometido infracción tributaria alguna. Siempre hemos atendido nuestras obligaciones siguiendo los consejos de nuestros asesores fiscales, quienes se encargarán de aclarar esta situación”, explicó Lionel Messi en sus cuentas en las redes sociales.

El presidente del Barcelona, Sandro Rosell, defendió ayer al argentino y expresó: “He hablado con la familia de Messi y están muy tranquilos y nosotros, como club, también lo estamos. Evidentemente, les damos nuestro apoyo y respaldo, porque no tenemos ninguna duda de la inocencia completa de Leo”.

La ley española contempla, para los delitos de evasión, penas superiores a los dos años de prisión y multas de hasta seis veces el valor de la infracción, es decir, cuatro millones de euros.

Sin embargo, Messi es ahora quien tiene la pelota. Y con la misma habilidad con la que gambetea rivales y marca goles, tendrá que sortear las acusaciones, no ayudado por sus socios futbolísticos Xavi e Iniesta, sino por su grupo de abogados, con quienes espera salir ileso de este lío.

Temas relacionados