El Maracaná, a 90 minutos

La selección de Colombia enfrentará a la de Japón en Cuiabá, a las 3:00 p.m., con el objetivo de sumar su tercera victoria consecutiva, terminar primera del grupo C y jugar en Río de Janeiro los octavos de final. Se esperan novedades en el once inicial.

El técnico José Pékerman es poco amigo de hacer cambios. Varía poco sus estrategias y los hombres con quienes las ejecuta. Hoy, sin embargo, podría aprovechar las circunstancias para darse una licencia y probar alternativas para lo que queda del torneo.

Aunque, como es tradicional con él, no ha dado pistas del equipo titular para enfrentar a Japón en Cuiabá (una ciudad de cerca de 500.000 habitantes en la que Colombia será nuevamente local), se presume que Pékerman hará al menos tres cambios.

El primero, seguro y obligado: no jugará Carlos Alberto Sánchez, su primer volante de marca, quien está amonestado y se perderá un compromiso si recibe una nueva tarjeta amarilla. Los otros dos, más o menos previsibles: la salida de Mario Yepes, a quien preferiría recuperar de sus molestias físicas, y el ingreso de Faryd Mondragón. En el puesto del capitán actuaría Éder Álvarez Balanta, y David Ospina le cedería el puesto al veterano guardameta, que podría convertirse en le jugador más veterano en actuar en un Mundial.

No se descarta tampoco que el técnico les dé minutos a Freddy Guarín, Álex Mejía, Juan Fernando Quintero y el propio Jackson Martínez, pensando en el partido de los octavos de final, aunque ha advertido que “estamos enfocados en Japón, en este duelo. Después habrá tiempo para planificar el próximo”.

Si Colombia clasifica como primero de su grupo, para lo cual debe ganar, empatar o que Costa de Marfil no golee a Grecia, el equipo nacional jugará el sábado en Río de Janeiro ante el segundo del grupo D, que podría ser Italia, Uruguay o Costa Rica. En el caso poco probable de que sea segundo, se las verá con alguno de esos tres seleccionados, pero el domingo, en Recife.

Ayer, tras la práctica en el Arena Pantanal, bajo un calor infernal, Pékerman reconoció que “en un Mundial uno no se puede acomodar, no puede escoger rivales. Por eso vamos a tratar de ganar el partido, de seguir sumando puntos y mejorando nuestro funcionamiento para lo que viene. Sin duda, estar clasificados nos da tranquilidad, pero no nos podemos permitir relajarnos a estas alturas”.

Será la tercera vez que la tricolor enfrente a Japón, presente en los últimos cinco mundiales. En la Copa Confederaciones de 2003 Colombia ganó 1-0 y en 2007, en un amistoso, empataron sin goles. Los nipones, hasta ahora una de las decepciones del campeonato, cayeron en su estreno 2-1 ante Costa de Marfil y luego igualaron 0-0 con Grecia, por lo que tienen una posibilidad de clasificar si le ganan a Colombia por más goles que Grecia a Costa de Marfil.