Iván Duque es el nuevo presidente de Colombia: Marta Lucía Ramírez, su vicepresidenta

hace 3 horas

El Maracaná de celeste y blanco

El campeonato del mundo inicia este jueves en Sao Paulo con el encuentro entre Brasil y Croacia a partir de las 5:00 p.m. (hora local).

“Vamos, vamos Argentina, vamos, vamos, a ganar que esta banda quilombera, esta banda no te deja de alentar” así sonaba el Maracaná horas antes del inicio oficial del campeonato del mundo, el cual se vistió de celeste y blanco por los aficionados argentinos que llegaron en combo a la catedral del fútbol brasileño.

Los fanáticos del país del sur del continente abarrotaron la Rua Teodoro da Silva, donde está situado uno de los principales escenarios deportivos de Rio de Janeiro. “Argentina llegará acá el próximo 13 de julio y será Messi quien levante la Copa del Mundo en tierra brasileña” afirmó Nicolás Fernández, un frenético aficionado que lleva cinco días en la ciudad brasileña.

Aunque solo quedan pocas horas para el pitazo que dé inicio al tan esperado evento, las calles de Río carecían de color, a la inmensa ciudad brasileña solo la cubría el matiz que le puede dar el sol a una metrópoli y a lo anterior se le sumó que el pasado martes, el gris fue la principal tonalidad.

Sin embargo todo eso cambió después de las 2:00 p.m. del miércoles: con un clima por encima de los 25 grados y el aroma de frijoles negros y pollo frito en todo su fervor, las afueras del Maracaná se fueron inundando de una mancha celeste y blanca que ensordeció el sector con el grito de “Argentina, Argentina, Argentina”.

Estos canticos acabaron de momento con el aburrimiento y la monotonía en la que estaba inmersa la ciudad, pero además llevaron a que inmediatamente fueran frenados por un sonido inconfundible que salió desde lo más profundo de las gargantas de tres seguidores de la ‘verdeamarela’: “yo soy brasilero, con mucho orgullo y con mucho amor”.

Joao Pereira, vendedor de productos varios en el sector donde se encuentra ubicado el estadio Maracaná, sacó de su maleta el trofeo de la Copa del Mundo y con un aire de adivino le dijo a los fanáticos argentinos “en este mismo punto el próximo 13 de julio, Argentina y Brasil se encontrarán en la final y con Neymar a la cabeza seremos campeones”.

Con una sonrisa en sus caras, los fanáticos del sur del continente respondieron con el famosos cantico “Brasilero, brasilero que amargado se te ve, Maradona es más grande, es más grande que Pelé” algo que llamó más la atención de la gente que pasaba por allí.

La “guerra” de barras continuó y al final con un abrazo y un beso de los argentinos a los brasileños terminó el primer gran enfrentamiento de dos naciones futboleras, que imprimieron el primer tinte de color mundialista a la gran metrópoli, que aunque sigue dentro de su caos diario de a poco saca el ambiente colorido que da la celebración de una Copa del Mundo