El milagro islandés en la Eurocopa

Apenas cuatro de los jugadores de su selección juegan en ligas importantes. Lleva cuatro partidos invicta y después de eliminar a Inglaterra no parece imposible que le dé la pelea al equipo local.

Los jugadores de Islandia celebran con sus aficionados el sorprendente triunfo 2-1 sobre Inglaterra en la Euro. / Efe

En la esquina noroccidental del mapa de Europa hay una pequeña mancha que pocos toman en cuenta. Se trata de Islandia, el país más alejado del continente, que tiene un área de 103.000 kilómetros cuadrados y apenas 331.000 habitantes.

El frío, los volcanes y los termales son característicos en ese territorio, cuya bandera azul, cruzada por dos línea rojas bordeadas en blanco, ondea por estos días en todos los rincones de Francia, sede de la Eurocopa de fútbol, en la que el equipo vikingo es la gran sensación.

Islandia clasificó al torneo, su primero importante, luego de dejar en el camino a Holanda, una de las naciones más tradicionales del balompié mundial.

Y en la Euro está invicta. Logró un sorprendente empate en su estreno, contra Portugal. Luego igualó con Hungría y derrotó a Austria, lo que le permitió avanzar a los cuartos de final, en los que, contra todos los pronósticos, superó 2-1 a Inglaterra.

“Estos resultados son el fruto de tres cosas: disciplina, unión y determinación”, explica el técnico sueco Lars Lagerback, encargado de la selección nacional desde hace dos años, quien comparte ese cargo con el local Heimir Hallgrimsson.

En la primera división de Islandia participan apenas 12 equipos y la mayoría de sus jugadores son semiprofesionales, futbolistas que entrenan medio tiempo y después se dedican a otras actividades. Su federación tiene apenas 197 clubes afiliados, con 4.090 deportistas y 88 entrenadores registrados.

La mayoría de los 23 jugadores de la selección juega en las ligas escandinavas. Siete en Suecia, tres en Noruega y dos en Dinamarca. Siete más están en los clubes locales y solamente cuatro en campeonatos de prestigio: Hallfredsson en el Udinese de Italia, Sigthórsson en el Nantes de Francia, Finnbogason en el Augsburgo de Alemania y Johann Gudmundsson en el Charlton Ahletic de Inglaterra.

El único que ha ganado algún título internacional es Eidur Gudjohnsen, quien estuvo en el Barcelona y a sus 38 años sigue vigente en el Molde de Noruega.

De acuerdo con el portal Transfermarkt.com, el plantel islandés, que el sábado enfrentará a la local Francia por un cupo a las semifinales de la Euro, está cotizado en 44,7 millones de euros y es el más barato de los 24 presentes en el torneo.

Eso, sin embargo, no les impide seguir soñando. Cerca de 8.000 hinchas (el 2,4 % de la población del país), todos rubios y de ojos claros, han llegado a Francia para acompañar a su equipo, liderado magistralmente en la cancha por su capitán, Aron Gunnarsson, un exjugador de balonmano (el deporte nacional en Islandia), que se hizo famoso hace dos semanas porque le pidió la camiseta a Cristiano Ronaldo al final del partido ante Portugal. Como están las cosas, le tocará al artillero del Real Madrid buscar al vikingo para pedirle un autógrafo, pues su selección sí que está haciendo historia.