El Patón Bauza del Júnior de Barranquilla

Jesús ‘Kiko’ Barrios, compañero de Bauza en 1983, rememora los momentos que compartió con el actual técnico de la selección Argentina. Se muestra convencido que el exdefensor es el indicado para el puesto y que, con él, Messi regresará a ponerse la albiceleste.

Bauza duró años en el Júnior de Barranquilla. / Archivo El Espectador

Jorge ‘El Indio’ Solari empezaba su carrera como técnico en Rosario Central de Argentina. Equipo de la ciudad que lleva su nombre, territorio gaucho como pocos. Su población se divide en dos. Se es de Central o de Newell's. No hay otra elección. Allí no existe ni River Plate, ni Boca Juniors. Se respira fútbol los 365 días del año y nunca hay un consenso, pues ‘Canallas’ y ‘Leprosos’ discutirán hasta el final de los tiempos sobre quién es mejor.  

‘El Indio’ fue ‘Canalla’ antes de ser juniorista. Supo de antemano cómo es la pasión rosariana. Por eso, en 1983, ya instalado en Barranquilla le pidió al presidente del club, Fuad Char, que buscara jugadores en Argentina. Los dos emprendieron un viaje de aproximadamente cuatro horas por tierra desde Buenos Aires hasta Rosario, se instalaron, fueron hasta el mítico Gigante de Arroyito, sede del mundialmente famoso, Argentina 6-0 Perú en el Mundial de 1978. Esta vez, técnico y presidente del Júnior iban a presenciar un Rosario Central vs. Racing de Córdoba. La idea era ver a un mediocampista, pero se coló en la fiesta Edgardo Bauza. Defensor central, rosarino e hincha de Central hasta la medula. Hizo dos goles y fue la figura del encuentro. “Me parece que tenemos que llevar a Bauza”, le comentó Solari a Char.

Edgardo Bauza calza 47 (o 13 y medio), por eso es conocido popularmente como el ‘Patón’. Debía mandar hacer sus guayos porque en la utilería de los equipos no tenían zapatos tan grandes. “Cuando él llegó, lo primero que le miramos fueron los pies para corroborar por qué le decían así. Es un tipo muy alto, con una talla impresionante. Es más, marcó 14 goles el primer año siendo defensor”, señaló Jesús ‘Kiko’ Barrios a El Espectador.

‘Kiko’, delantero nacido en La Paz, Cesar; respira, sonríe y apela a la memoria. “Sí, tenía zapatos especiales, era increíble. Juan Carlos Abello, en una oportunidad, alcanzó a meter los dos pies en uno de los guayos de Bauza y todavía le sobraba espacio”.     

Barrios le contó a este diario detalles del Júnior de 1983 y de cómo el ‘Patón’ se quedó en los corazones de los barranquilleros. “Tuve una muy buena relación con Edgardo. Era un grupo muy homogéneo en cuanto a la buena comunicación. Todos éramos amigos. Juan Carlos Abello, Víctor Pérez, Mario Coll, Daniel Carnevalli, Fernando Fiorillo, Carlos Babington, Dulio Miranda, Pedro Blanco, Emilio Bolaños, todo ese equipo era extraordinario dentro y fuera del campo”.

“Él encajó de entrada en el grupo. Ese equipo de 1983 fue uno de los mejores que ha tenido el Júnior en todos los tiempos. Edgardo venía de hacer historia en Argentina con Rosario Central. Con él llegó Daniel Carnevali, mundialista con Argentina en Alemania 1974, y Carlos Babington”, recordaba el ‘Kiko’ de aquel conjunto que finalizó subcampeón en el fútbol colombiano.

Y es que en Barranquilla todos los aficionados se ilusionaron con el título. Llegaban a la última fecha peleando el campeonato con América. Los de Cali recibían a Millonarios y con el empate conseguían la estrella. Mientras en el Romelio Martínez, Júnior y Atlético Nacional debían ganar y esperar una ayuda de los capitalinos. Ambos partidos terminaron 1-1. Bauza jugó todo el encuentro y terminó amonestado después de golpear al peruano, César Cueto. 

Pero el juego fuerte no era lo suyo. Con 82 anotaciones, es el segundo goleador en la historia de Rosario Central detrás de Mario Kempes. Sí, fue un central férreo y letal en el área contraria. “Él intimidaba mucho con su juego aéreo. Me quito el sombrero con el ‘Patón’ porque yo también le aprendí mucho. Me enseñó la famosa “cortina”. Por ejemplo, a Bauza le mandaban una marca hombre a hombre, entonces yo llegaba y cubría a la marca para que él quedara libre y pudiera cabecear. En Argentina le llaman la “cortina”, nosotros la “tapia””, describe con exactitud el ‘Kiko’ Barrios, con la misma que recordaba que él también convirtió muchos goles de cabeza, inclusive afirmaba con seguridad: “soy uno de los máximos anotadores de cabeza en el fútbol colombiano”.

Bauza era el encargado de patear los penales, el hombre más buscado en los cobros de pelota quieta y el líder del equipo. Por eso Barrios sin pestañear asegura que desde aquel momento el ‘Patón’ tenia sangre de entrenador.  “A Edgardo ya se le notaba que quería ser técnico. En el camerino era él quien tomaba la voz de mando y daba indicaciones. Bauza era un líder positivo y se le veía desde esa época que podía ser un gran técnico”.

El ‘Kiko’ no sólo se enorgullece del actual entrenador de Argentina como profesional. Habla sin tapujos de la calidad de persona que es Bauza. Apela a las palabras que el ‘Patón le dijo al diario El Heraldo en el 2012: “En Júnior viví la etapa más espectacular de mi carrera y sueño con ser técnico del equipo algún día”. Y Barrios va más allá. Añora los asados que el exdefensor preparaba en su casa. “El ‘Patón’ era un tipo muy sencillo, humilde, excelente anfitrión, como buen argentino nos invitaba a su casa a comer asado. Junto con Carnevalli, eran los mejores en cuanto a la cocina”.

Bauza se marcharía de Barranquilla en 1985. Dejó huella en la ciudad, en el equipo y en el recuerdo de Jesús Barrios. Quien no se explica como aquel equipo comandado por el ‘El Indio’ Solari no consiguió un titulo colombiano. Pero más allá de los campeonatos están las victorias personales. Ahí el Júnior de esa época venció. Formó una familia que traspasó las fronteras de su entorno. Enamoró con su fútbol y unión a miles.

Como toda una buena familia, cada uno se enorgullece de los triunfos del otro. “A mí me alegra mucho que en estos momentos Edgardo esté al frente de la selección de Argentina porque es una persona capaz que ha hecho una carrera silenciosa, con sacrificio y con mucho esfuerzo. Y esto es muy bueno porque él antes de futbolista o entrenador es una excelente persona”, afirmó con el pecho hinchado el ‘Kiko’ Barrios.

A pesar de los años la amistad perdura. Bauza cada vez que pisa suelo colombiano pregunta por su Júnior y sus compañeros de la época. “Con Edgardo hablamos telefónicamente cuando estuvo por Ecuador y quedó campeón en el 2008 de la Libertadores con la Liga de Quito. Pero cuando él ha tenido la oportunidad de ir a Barranquilla, o como la última vez que estuvo en Medellín con Sao Paulo por la Copa Libertadores, me manda saludos a través de los medios”, afirma Barrios quien además se muestra convencido que su amigo va a persuadir al mejor jugador del mundo para que se vuelva a poner la albiceleste.

El ‘Patón’ del Júnior de Barranquilla estará en la memoria de quienes lo disfrutaron y padecieron en el clásico más apasionado de Argentina, el rosarino: Bauza con 9 goles es el máximo anotador de los Central vs Newell's. El defensor que marcó 14 goles en el fútbol colombiano durante su primer año se metió en los corazones de compañeros y aficionados. El hombre que se veía obligado a mandar hacer sus guayos fue el rey de América en dos ocasiones. El hincha de Rosario Central sueña con devolverle la gloria a la selección de su país después de 23 años de amarguras.