El primer mundial a colores