El reparto de los derechos de televisión desata una guerra en el fútbol español

La decisión de la suspensión de las competencias fue duramente criticada por la Liga de Fútbol Profesional y el Consejo Superior de Deportes que acusaron a la RFEF de actuar por interés propio.

Camarógrafo trabajando durante un partido entre Sevilla vs Atletico de Madrid. Foto: AFP

La Federación Española de Fútbol (RFEF) abrió una guerra con el gobierno y la Liga amenazando con parar el fútbol español a partir del 16 de mayo, lo que impediría jugar las decisivas dos últimas jornadas de Primera División, descontenta por el reparto de los derechos de televisión.

El anuncio el miércoles por parte de la RFEF de "suspender todas las competiciones de todas las categorías a partir del día 16 de mayo con carácter indefinido" disparó todas las alarmas al poner en peligro las jornadas de Liga en las que se decidiría el campeón.

También corre peligro la celebración de la final de la Copa del Rey, prevista el 30 de mayo en el Camp Nou entre Barcelona y Athlétic Bilbao.

La decisión fue duramente criticada por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y el Consejo Superior de Deportes (CSD) que acusaron a la RFEF de actuar por interés propio.

"Es un reto a la Liga y sólo responde a un interés personal", dijo este jueves el presidente de la LFP, Javier Tebas, que calificó de "chantaje" la decisión de la RFEF.

- Nuevo encontronazo -El presidente de la RFEF, Angel María Villar, "es un irresponsable y un osado. Se ha demostrado que es un mal gestor y un mal presidente. Utiliza el fútbol como un cortijo", añadió Tebas.

"El señor Villar cree que el gobierno de su país para hacer algo tiene que contar con su beneplácito, con su autorización", afirmó, por su parte, el presidente del CSD, Miguel Cardenal.

El nuevo encontronazo supone un paso más en la lista de desencuentros de la RFEF con el CSD y la Liga que se evidenció especialmente durante la negociación del nuevo decreto de venta centralizada de los derechos del fútbol, aprobado el 30 de abril por el gobierno, principal motivo de enfrentamiento.

Los presidentes y directivos de clubes "están contentos con este Real Decreto, que es un hito histórico, y un osado se lo pretende cargar. No lo vamos a consentir", afirmó Tebas.

La nueva norma prevé que la LFP negocie la venta de derechos televisivos de forma centralizada, en lugar de que lo haga cada club individualmente como sucedía hasta ahora, además de destinar 1% al CSD para ayudar a otros deportes.

La RFEF "con el OK de la Asociación de Futbolistas Españoles y los árbitros" busca un cambio del decreto porque "creen que el reparto será injusto y que se quedan al margen de la gestión del dinero, algo que no están dispuestos a tolerar", consideró este jueves el diario Sport.

- Apoyo de los futbolistas -Al anunciar su decisión, la RFEF se quejó de "la expropiación ex lege de ciertos derechos básicos, entre otros, la titularidad del audiovisual", así como el hecho de que una parte del dinero se destine a "políticas deportivas (...) ajenas al fútbol".

"Tampoco están de acuerdo con el reparto del dinero de la quinielas (apuestas oficiales, ndlr) y el porcentaje que deberían recibir. Consideran que pierden competencias económicas por todos los lados", añadió Sport.

Según la prensa española, la RFEF cuenta con el apoyo de la AFE, que debería fijar su posición en la tarde de este jueves en una rueda de prensa.

El sindicato de jugadores "parece no aspirar a financiarse con las cuotas de sus afiliados, algunos formidablemente pagados, sino con la parte que pueda arrancar del pastel televisivo", afirmó Marca.

El anuncio de la RFEF llega a apenas diez días de que el decreto sea ratificado en el Parlamento español y a quince días de elecciones regionales y municipales que podrían impulsar al gobierno a "querer apuntarse el tanto de solventar esta crisis del fútbol y conquistar votos", concluyó Marca.

Temas relacionados