"El reto es sacar a España campeona del mundo": Sergio Ramos

El defensa del Real Madrid y de la selección de España, asegura que tiene cuatro objetivos deportivos este año, pero que la llegada de su hijo lo tiene en máxima alerta.

EFE

El defensa español del Real Madrid Sergio Ramos se mostró feliz por el marcador obtenido ante el Atlético de Madrid (3-0) en el partido de ida por la semifinal de la Copa del Rey, pero prefirió ser prudente y asegurar que la eliminatoria no está cerrada.

Ramos, quien hizo parte del once ideal de 2013, habló así en exclusiva con el portal www.fifa.com:

Se avecina un año 2014 muy especial con varias competiciones de clubes y, el Mundial de Brasil 2014. ¿Eso lo vuelve aún más especial?

Pues sí. Es un año muy bonito, con muchos retos y objetivos pendientes. Hay que intentar dar el máximo y llegar en el mejor nivel posible tanto con la selección como con el Real Madrid, donde estamos más que vivos en las tres competiciones (Liga, Copa del Rey y Liga de Campeones). Estamos obligados a luchar por esos tres títulos. Y también es especial por el Mundial, claro. Pero otro dato importante es que voy a ser padre en mayo, si Dios quiere. No se le pueden pedir más cosas a la vida, ¿no? En ese sentido, 2014 se avecina con mucha ilusión.

¿Vendrá ese bebé con Copa incluida?

¡Ojalá así sea! Ser campeones del mundo es un reto que hemos tenido la gran suerte de vivir con todo el pueblo español. Es muy difícil lo que hemos conseguido y será muy complicado también defenderlo. Hay muchas selecciones que están en un grandísimo nivel y todas están deseando arrebatárnoslo.

El sorteo les deparó enfrentar a Holanda, en primera fase, mismo rival de la final de Sudáfrica 2010, ¿qué recuerdos le pasan por la cabeza?

Muchos recuerdos. A lo largo de los años hemos enfrentado a muchísimas selecciones, pero Holanda te trae algo diferente por aquella final, que fue la primera para nosotros, y nuestro primer título mundial. Es una selección a priori favorita y que cuenta con jugadores de muchísima calidad. Cuando la ves en el grupo pues… evidentemente a uno le gustaría que le toque otra zona menos sonada, pero bueno, a lo mejor otra con menos nombres te puede complicar la vida y dejarte fuera también. Hay que tenerle máximo respeto a todos, pues para ser campeón hay que ganarle a los mejores.

La final de la pasada Copa Confederaciones fue contra Brasil. ¿Le sorprendió un resultado tan abultado en favor de los brasileros?

Hay ser realistas, ¿no? Ellos fueron justos merecedores de esa victoria. En ese sentido, nos toca aprender. Quizás no llegamos de la mejor manera posible, físicamente quizás no estábamos en el mejor momento. A ellos les vino muy bien, jugaron muy bien al fútbol. Es cierto que nos quedamos con uno menos (Piqué fue expulsado a los 68 minutos) y el resultado se hizo un poco más amplio, pero tampoco hay que poner excusas. Estuvieron por encima y fueron justos merecedores. Lo bonito del fútbol es que siempre hay revancha y eso te motiva, pues nunca sabes cuándo puede llegar. Hay que estar preparados por si nos toca enfrentar a Brasil de nuevo, intentar de alguna forma contraatacarles y hacerles daño, como no hicimos el año anterior.

Su carrera lo ha puesto a defender en dos equipos de marcada vocación ofensiva, como el Real Madrid y la selección española. ¿Es un desafío extra?

La clave del éxito de un equipo es también la estabilidad defensiva. En ese sentido, el bloque de atrás debe estar muy unido al ofensivo y el del centro del campo, pues se precisa estar bien coordinado, concentrado y hacer muy bien las coberturas. Aunque sí, quizás te sabe a poco estar ahí atrás retenido, sobre todo a jugadores a los que nos gusta incorporarnos, formar parte de las ocasiones ofensivas y estar cerca del gol. A veces te tienes que limitar, pero con que el equipo gane te sientes muy contento por el trabajo que realizas. Cuando tienes gente que genera mucho peligro arriba, si los defensas nos uniésemos al ataque prácticamente no defendería nadie.

Hablando del Real, ¿cuánto ha cambiado con la llegada de Carlo Ancelotti en comparación al período de José Mourinho?

Sería injusto entrar en valoraciones, porque cada entrenador es un mundo, tiene su propia filosofía, trato y carácter. Son todos diferentes. Ya lo hemos vivido con Mourinho, donde tuvimos momentos buenos, momentos malos… Ancelotti es un entrenador envidiable para muchos por su currículum, todo lo que ha ganado y todo lo que sabe de fútbol. Ha sido jugador, se pone en la piel del futbolista. En ese sentido hay mucha química, tiene buen trato con la plantilla y creo que esta temporada podemos aprender mucho con él. Puede ser un año de éxitos.

¿Es difícil adaptarse a un nuevo entrenador luego de pasar un proceso tan largo al mando de otro?

Sinceramente, no. Todos los entrenadores quieren lo mismo: ganar y sacar el mejor rendimiento del jugador. Si bien no es nada sencillo llevarse bien con todos o manejar un vestuario que tiene gente de todas partes, con culturas y filosofías diferentes, todos luchamos por un mismo objetivo. No debe haber ningún problema.

Ya que menciona a la plantilla, ¿sigue siendo el DJ del vestuario?

Llevo años haciéndolo. Quizás ahora ya vienen otros jóvenes empujando, como Marcelo o Jesé. Los ‘niños’ vienen ya con la música, por lo que yo me desentiendo un poco y me encargo de otras cosas. Pero es cierto que me gusta siempre que reine la alegría, el buen rollo, la paz y la armonía dentro de un vestuario. También son fundamentales para el éxito.

¿Qué tan grande es la obsesión por ganar la décima Liga de Campeones?

Hombre, está claro que es una competición a la que se le tiene un cariño especial. Son muchos años los que lleva nuestro club sin conseguirla. Se le tiene, no sé si es una obsesión, pero sí más ganas que a otra competición. Pero pensar en la obsesión sería un error. Tenemos que ir paso a paso, estar como estos últimos años: en la semifinal, a un pasito de la final. Y si se puede ganar mucho mejor, ¿no? Es complicado, pero el Real Madrid está obligado a luchar por ella hasta el último aliento.

¿Qué ha pedido en el brindis de fin de año?

Soy de pedir poco, más en los tiempos que corren y el momento que atraviesa nuestro país. Hay que pensar en eso, ser solidario y adaptarse a la realidad. Pedir salud para todos, tener ilusiones y sueños, porque la felicidad no nos la debe quitar nadie. Soñar es gratis. Uno no puede dejar de lado la situación del país. Tengo amigos que están en el paro y otros que tienen muchos problemas. Pero, con esfuerzo y sacrificio, uno acaba consiguiendo los retos que se propone.