El Sevilla de Bacca busca afianzarse en la zona alta de la Liga española

El equipo del colombiano actualmente es sexto con 30 puntos y tiene un partido menos, el aplazado de la pasada jornada ante el Real Madrid por el Mundial de Clubes.

EFE

El Sevilla, equipo donde milita el delantero colombiano Carlos Bacca, recibe mañana al Celta de Vigo, en el primer partido del año y con el reto de afianzarse con un triunfo en los puestos de privilegio, aunque los vigueses, peleados con el gol al llevar 576 minutos sin marcar, también buscarán los tres puntos para reaccionar tras cinco derrotas seguidas en liga.

El Sevilla, sexto con 30 puntos y un partido menos, el aplazado de la pasada jornada ante el Real Madrid por el Mundial de Clubes, quiere empezar 2015 con la máxima intensidad para continuar en línea ascendente e intentar volver al puesto de 'Champions' del que fue desbancado, al tener pendiente ese choque ante los merengues, antes de Navidad.

A pesar del último tropiezo en casa con el Eibar (0-0), el último encuentro que jugó el pasado año, el 14 de diciembre, el conjunto sevillista lleva tres partidos de liga sin perder, con dos victorias (Granada y Rayo) y ese empate ante los eibarreses, por lo que la única consigna en este retorno a la competición es ganar al Celta.

Así, el equipo entrenado por Unai Emery, que ha dicho que tienen "hambre de campeonato" tras tres semanas sin jugar, tiene claro que debe seguir manteniendo su fortaleza en casa para seguir al acecho de la cuarta plaza y fortaleciendo su buena posición esta temporada, en la que además sigue vivo en la Liga Europa y la Copa del Rey.

El Sevilla sólo piensa en ofrecer su mejor versión ante un rival difícil como el Celta, como han advertido el técnico vasco y el excéltico Iago Aspas, que no se fían del mal momento de los vigueses ni del hecho de que lleven seis partidos de liga sin ganar, justo desde que dieron la campanada al vencer 0-1 en el Camp Nou.

Emery dispone de toda su plantilla, salvo el uruguayo Cristóforo, que será operado hoy de nuevo de una rodilla, y el lateral Coke, que no está al cien por cien tras ser intervenido del tabique nasal esta Navidad, con lo que el portugués Diogo Figueiras volverá al lateral derecho y el francés Benoit Trémoulinas, ya recuperado de la artritis que sufrió a principios de noviembre, al izquierdo.

El Celta abrirá el nuevo año con el doble objetivo de reencontrarse con la victoria y el gol en su visita al estadio del Sevilla, único equipo de la liga BBVA que todavía no ha perdido como local esta temporada.

La visita al Sánchez Pizjuán será un exigente examen para los celestes, que acumulan seis partidos de Liga sin ganar -cinco derrotas y un empate- y 576 minutos sin marcar un gol en la competición doméstica. Por si fuera poco, el técnico argentino, Eduardo "Toto" Berizzo pierde para este encuentro a sus dos máximos goleadores por sanción, su compatriota Joaquín Larrivey y Nolito. El primero ha sido castigado por el Comité de Competición con cuatro partidos por, según señaló Gil Manzano en el acta del Celta-Almería, llamar "ladrón" al colegiado extremeño, insulto que él ha negado.

Por su parte, Nolito deberá cumplir un partido de sanción por acumulación de tarjetas, al igual que el internacional argentino Augusto Fernández, lo que aumenta las posibilidades de que el joven Santi Mina tenga continuidad en el once celeste.

El canterano formaría en el tridente ofensivo junto al chileno Orellana y el brasileño Charles Dias, quien espera aprovechar la sanción de Larrivey para reivindicarse ante Berizzo, después de que su entrenador apenas le haya dado oportunidades en el primer tramo del campeonato.

No se esperaban demasiadas rotaciones en el centro del campo. El serbio Radoja y el danés Krohn-Dehli son indiscutibles, mientras que la otra posición se la juegan el chileno Tucu Hernández, el fichaje estrella del Celta para este curso que no termina de explotar, y Alex López, autor del gol que la pasada temporada le dio la victoria a su equipo en el estadio sevillista.

En la línea defensiva la duda está en saber si Berizzo sigue situando a Jonny como lateral izquierdo o devuelve la titularidad a Carles Planas, al que una rotura fibrilar en el bíceps femoral de su pierna derecha apartó del equipo en los últimos meses del 2014. Cabral y Fontás formarán, en principio, en el centro de una zaga que completaría Hugo Mallo en el costado derecho.