El sueño mundial de Reinaldo Rueda

A pesar de luchar en todos los torneos que Atlético Nacional disputó en este semestre, e incluso ganar la Copa Águila, el gran objetivo del técnico verdolaga es el Mundial de Clubes de la FIFA.

Reinaldo Rueda, director técnico de Atlético Nacional. / EFE

Luego de conseguir el título de la Copa Libertadores de América con Atlético Nacional, Reinaldo Rueda declaró que una de las motivaciones más grandes como técnico del equipo verdolaga sería representar a Colombia en el Mundial de Clubes de la FIFA, en Japón. De hecho, aunque en este segundo semestre consiguió el título de la Copa Águila, llegó a la final de la Copa Sudamericana y hasta las semifinales de la Liga Águila, su mente siempre estuvo en lo que hará su equipo desde este miércoles, cuando debute en el Mundial contra el Kashima Antlers de Japón (5:30 a.m., por RCN), en las semifinales del certamen.

“Hay que jugar con inteligencia todo el partido, porque los equipos asiáticos no se entregan nunca y han evolucionado mucho tanto a nivel técnico como táctico”, dijo el técnico verdolaga, quien una vez más reconoció que disputar el Mundial de Clubes es una “oportunidad que se da una vez en la vida, un tren que tenemos que tomar, y ojalá que recordemos este torneo durante mucho tiempo”. De hecho, Atlético Nacional sólo ha aspirado en una oportunidad al trono mundial, cuando llevó a la prórroga al gran Milan de Arrigo Sacchi y los holandeses, ante el cual cayó con un gol de Alberigo Evani a un minuto para llegar a los penales. Pero eso es un capítulo pasado de la historia del verde y la entidad paisa quiere escribir una nueva página en 2016.

Para llegar a la final y cumplir el sueño de jugar contra el Real Madrid hay que superar a un Kashima que se destaca por la agresividad en el juego aéreo y la velocidad. A este mismo equipo venció Independiente Santa Fe en la final de la Copa Suruga Bank, a mediados de este año. “Este equipo viene demostrando que hace un fútbol muy competitivo desde hace meses, años, y por eso se impone en un fútbol cada día más difícil, como el japonés. Nacional tiene que ser fiel a lo que ha sido: orden y fortaleza en la circulación del balón, y ser eficaces, porque de lo contrario será un partido muy difícil”, destacó el técnico.

Rueda tiene a su disposición a todos sus jugadores, ya que no hay ningún problema físico y las mayores dudas para confeccionar el once inicial parecen estar en el centro del campo, donde cinco hombres se disputarían tres plazas. Parece claro que el resto, defensa y delantera, serán los que han llevado a Atlético Nacional a ser un equipo respetado y admirado en toda Suramérica.

Rueda no teme que sus hombres salten al campo de Osaka pensando en el Real Madrid, y sus jugadores parecen mentalizados. Así lo confirmó Juan Pablo Nieto, quien destacó que “creemos en nosotros y tenemos el sueño de ser campeones, pero será un error pensar en la final antes de jugar la semifinal”.

Kashima, por su parte, opondrá pundonor, sacrificio y capacidad física para llevar el partido igualado a los últimos minutos, donde ha decidido hasta ahora sus otros dos encuentros.

El jueves, desde las 5:30 a.m., el Real Madrid de James Rodríguez enfrentará al América de México de Carlos Darwin Quintero. El que gane se encontrará el próximo domingo en la gran final con el vencedor entre Atlético Nacional y Kashima Antlers. El sueño de Reinaldo Rueda es el título mundial. Lo tiene en sus manos.